Hacienda sanciona al hijo del embajador Morodo por defraudar 993.000 euros con su cuenta suiza en dos años

Morodo
Alejo Morodo Cañeque y su padre, el ex embajador de España en Venezuela Raúl Morodo.
  • M.A. Ruiz Coll y Teresa Gómez

Alejo Morodo Cañeque, hijo del ex embajador español en Venezuela Raúl Morodo, defraudó a Hacienda 993.004 euros en tan sólo dos años (en los ejercicios 2013 y 2014) con las comisiones que cobraba en Suiza de la petrolera estatal venezolana PDVSA.

En un informe remitido al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, la Agencia Tributaria estima que, en los ejercicios 2013 y 2014, Alejo Morodo cobraba de la petrolera estatal de Hugo Chávez 250.000 euros al mes: 125.000 euros al mes en Suiza a través de su sociedad panameña Furnival Barrister Corp., e idéntica cantidad a través de su consultora Aequitas Abogados, constituida en Madrid.

Según este informe, sólo a través de su offshore panameña Alejo Morodo cobró de PDVSA 754.550 euros en 2011, 569.490 euros en 2012, 1.318.680 en el ejercicio 2013, 599.400 al año siguiente y 103.630 euros en 2016.

Durante su declaración como imputado ante el juez, el ex embajador Raúl Morodo aseguró que sólo ha recibido de su hijo 80.000 euros, en forma de préstamo, que nunca declaró ante Hacienda y que nunca ha llegado a devolver.

Dio a su padre 335.000€ de PDVSA

No es cierto. La Agencia Tributaria ha determinado que, sólo en dos años, Alejo Morodo transfirió a su padre 335.000 euros del dinero que había cobrado de la petrolera de Hugo Chávez: 95.000 euros en 2013 y otros 240.000 euros en 2014. Todavía falta por determinar las cantidades que el ex embajador Raúl Morodo percibió de PDVSA en el resto de ejercicios.

Puesto que los ejercicios anteriores ya han prescrito, la Agencia Tributaria ha analizado por encargo del juez los ingresos de la familia Morodo en 2013 y 2014. En el conjunto de ambos años, Alejo Morodo defraudó a Hacienda 993.004 euros. Lo hizo por un triple procedimiento.

 

Morodo
Hacienda cifra en 993.004 euros la cantidad defrauda por Alejo Morodo, sólo en los años 2013 y 2014.

En primer lugar, al facturar los cobros de la petrolera de PDVSA a través de sus dos sociedades (Furnival Barristers desde Panamá y Aequitas Abogados en Madrid) para tributar con un tipo impositivo del 25%, correspondiente al Impuesto de Sociedades, en lugar de hacerlo como rendimientos profesionales a través del IRPF.

En segundo lugar, Alejo Morodo no declaró ante Hacienda la totalidad de los ingresos que percibió de PDVSA. Así, en los citados ejercicios 2013 y 2014 declaró 179.820 euros menos de los que había cobrado realmente de la petrolera. La tercera trampa utilizada por el hijo del embajador Morodo fue cargar a sus sociedad gastos deducibles (como sus viajes de vacaciones) que en realidad no lo eran.

Se enfrenta a un delito fiscal

Tan sólo por este procedimiento, defraudó a Hacienda 62.408 euros en 2014, según el informe que la Agencia Tributaria ha remitido al juez. Como consecuencia de todas estas irregularidades, el hijo del embajador Morodo se enfrenta ahora a un delito fiscal, además de los que le impute finalmente el juez por participar en el saqueo de la petrolera PDVSA.

Alejo Morodo constituyó en el paraíso fiscal de Panamá el 8 de abril de 2008 la sociedad offshore Furnival Barristers Corp. con un capital de 1.000 dólares para comenzar a cobrar estas comisiones de la petrolera que controlaba el Gobierno de Hugo Chávez, con quien su padre mantenía una estrecha amistad.

Sin embargo, Alejo Morodo ocultó a la Agencia Tributaria durante cuatro años la existencia de su sociedad offshore y los cobros millonarios que percibía de PDVSA (al menos 4,4 millones de euros, aunque la cantidad final podría ser muy superior).

Para ocultar que él era el auténtico propietario, colocó al frente a Furnival Barristers a varios testaferros vinculados a un despacho de abogados Arias Fábrega & Fábrega, que tiene su sede en la Ciudad de Panamá. La Agencia Tributaria ha constatado ahora que el hijo del embajador Morodo era, desde el primer día, el propietario del 100% de las acciones de esta sociedad.

La cuenta ‘Vinicius’ de Cristina Cañeque

Alejo Morodo no declaró las sumas que recibía de PDVSA hasta 2013, cuando presentó ante la Agencia Tributaria una declaración del Impuesto de Sociedades de Furnival Barristers correspondiente al ejercicio 2011.

En la declaración, señaló que su sociedad panameña había ingresado 754.550 euros en el citado ejercicio, por lo que abonó a Hacienda una cuota de 197.632 euros. Sin embargo, Alejo Morodo nunca llegó a declarar ante Hacienda las cantidades que había cobrado de PDVSA, a través de una cuenta en Suiza, durante los tres años anteriores: 2008, 2009 y 2010.

Morodo
El gráfico elaborado por la Agencia Tributaria muestra el entramado de sociedades de la familia Morodo.

Como ha informado OKDIARIO, también la mujer del embajador Morodo ocultó a Hacienda parte de su patrimonio. Cristina Cañeque abrió tres cuentas en el Credit Suisse en Suiza en abril de 2008, al mismo tiempo que lo hacía su hijo. Pero no declaró estas cuentas ante la Agencia Tributaria, en su Declaración de Patrimonio, hasta 2015: es decir, las ocultó durante siete años.

Y cuando finalmente informó a Hacienda sobre la existencia de sus cuentas suizas, declaró unos saldos insignificantes: 1.668 euros, 50.300 y 301,43 euros. En realidad, la suma que la mujer del embajador Morodo ocultaba en el paraíso fiscal era muy superior. En 2017, Cristina Cañeque cerró su cuenta suiza denominada «Vinicius» y transfirió a España todo el saldo que tenía disponible: 426.957 euros, una cantidad muy superior a la que había declarado a Hacienda dos años antes.

Lo último en Investigación

Últimas noticias