CATALUÑA

Puigdemont planea regresar el 10J con la constitución del Parlament y ser candidato a la investidura

De esta forma Puigdemont tendría más papeletas que Illa para ser propuesto a la investidura en primer término

ERC, Carles Puigdemont
Carles Puigdemont.
Joan Guirado

El objetivo de Carles Puigdemont es regresar a España el día que se constituye la Mesa del Parlament, que es el día en que los diputados ocupan sus escaños, el 10 de junio, y a continuación presentarse a la sesión de investidura a la presidencia del Govern catalán, cuya fecha está señalada en el calendario para el próximo 25 de junio. Para ello, es necesario, primero, que la Mesa del Parlament le designe candidato, por delante de Salvador Illa. Así pues, se ha trazado una estrategia: los partidos separatistas negocian una fórmula para controlar la Mesa del Parlament al margen del PSC y que aúpe ERC a la presidencia. En estas negociaciones, que han cogido fuerza en las últimas horas, están los de Oriol Junqueras, Junts, los Comuns y la CUP. Todos ellos suman un total de 65 escaños. Tres por debajo de la mayoría absoluta, pero con una cómoda mayoría simple que les permitiría sacar adelante sus planes. Se trata, según fuentes de ERC,  de diseñar una «mesa antirrepresiva». Esta negociación, también apuntan, «no tiene nada que ver con la que se pueda dar a posteriori para la investidura». Aunque sí tiene efectos directos.

Una presidencia del Parlament separatista, en manos de ERC, facilitaría al candidato de Junts, Carles Puigdemont, que pudiera ser el primero en presentarse al debate de investidura. En contra de los intereses de Salvador Illa, del PSC, que ganó los comicios con siete escaños más. De esta forma, Puigdemont se garantizaría su retorno a Cataluña, tal como él había prometido en campaña electoral, como candidato a ser investido.

Un hecho, el de ser propuesto en primer término al debate de investidura, que en Junts consideran «de gran importancia». De ahí que estén dispuestos a ceder la presidencia del Parlament a ERC -además de hacer un gesto con los republicanos para rehacer puentes-. Creen que con la amnistía ya publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), una vez se apruebe este jueves en el Congreso de forma definitiva, «ningún juez detendrá a un candidato a ser investido president».

A diferencia de lo que ocurre en el Estado, donde es el Rey el que propone un candidato, tras escuchar a los portavoces de los grupos parlamentarios, en el caso de Cataluña es una potestad que corresponde a la presidencia del Parlament. De tal forma que si Puigdemont logra convencer a los 20 diputados de ERC y a los cuatro de la CUP, que no han descartado una maniobra de estas características, tendría 17 apoyos más que Illa. Y aunque con una mayoría simple, los separatistas seguirían moviendo los hilos de la política catalana.

Reflexión en ERC

ERC sigue digiriendo el mal resultado electoral que obtuvieron en las elecciones del pasado 12 de mayo tras su primera experiencia al frente del Govern. La candidatura del dimitido Pere Aragonés llegó a perder 13 escaños y cualquier posibilidad de presidir la Generalitat los próximos cuatro años. La dirección que todavía encabeza Oriol Junqueras, que anunció su dimisión para después de las elecciones europeas, aspira, aun así, a hacerse con la segunda autoridad de Cataluña, la Presidencia del Parlamento autonómico.

Con Junqueras fuera de los órganos de dirección, aunque su intención es presentarse a la reelección en el congreso extraordinario que convocó para el mes de noviembre, la secretaria general fugada, Marta Rovira, será la encargada de pilotar las negociaciones. Junto a ella estarán su adjunta, Marta Vilalta y los miembros de la dirección Josep Maria Jové, Oriol López y Juli Fernández. Las bases, no obstante, tendrán la última palabra respecto a lo que deben hacer los veinte parlamentarios de ERC.

Lo último en España

Últimas noticias