OKDIARIO PASA 24 HORAS "EMPOTRADO" CON VIGILANCIA ADUANERA

La muralla invisible de Barajas

La muralla invisible de Barajas
victor-2

“El comandante del Frankfurt trae medio kilo de metanfetamina en cabina y vamos a por ella”

Es la primera frase de la mañana en las dependencias del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. En ellas trabajan 25 personas, que repartidas en tres turnos dan servicio las 24 horas en el corazón del sistema circulatorio aéreo español. Drogas, tabaco, divisas, medicamentos, alimentos, animales… prácticamente todo lo que existe es susceptible de ser “colado” al margen de la Ley por nuestras aduanas. El cometido de estos funcionarios es poner freno a todas esas actividades que podrían dañar la salud, la economía, o cualquier otro interés de nuestro país.

La mañana comienza con la recepción de un envío de droga controlado. La administración federal de aduanas de Alemania ha alertado al SVA de la detección del paquete con destino a nuestro país.

Luis Ángel Alonso, responsable del Servicio en el aeropuerto nos explica el operativo. “Cualquier paquete es propiedad del remitente hasta que el destinatario no acepta el envío. En el momento que firma, la droga ya es suya y procedemos a su detención”.

El comandante de la aeronave es la autoridad competente en el avión. Por ese motivo los funcionarios alemanes le entregan la droga antes de despegar para que en el momento que tome tierra en nuestro país sea analizada, pesada y entregada al comprador y de esta forma poder detenerle. “En cuanto el piloto nos entrega el sobre lo llevamos a pesar y analizamos la sustancia, después se lo llevamos a su casa y se le arresta”, precisa Alonso.

 

Pocos minutos después llega un aviso de la sala de llegadas número 11 de la T4. Un par de pasajeros con pasaporte bielorruso han aterrizado procedentes de Moscú y tras recoger sus maletas de la cinta se han quedado sentados durante más de una hora en la sala. “Estarían haciendo tiempo para que alguno de nosotros a los que ya nos tengan identificados nos vayamos. Creen que así nadie les verá pasar. Hay dos grandes familias en el negocio del contrabando de tabaco. Ellos nos conocen y nosotros les conocemos. Una vez que les detenemos su principal objetivo es conseguir que otra persona, sin antecedentes, en otro vuelo y otro día nos haga una foto con discreción para que las futuras mulas puedan reconocernos”.

Pero no es tarea fácil, J.A. es uno de los funcionarios experimentados en echarle el guante a los contrabandistas y recuerda con orgullo una de sus últimas estrategias para detener al líder de uno de los clanes al que ya conocía y del que recuerda hasta su fecha de nacimiento 16 de febrero de 1986. “Como ya nos conocíamos porque le hemos detenido una media docena de veces, tuve que idear un camuflaje para que no abandonase el alijo al ver algo extraño o fuera de lo común”.

En fechas navideñas es posible e incluso normal ver a Papá Nöel felicitando las fiestas a los pasajeros y ese fue el camuflaje que ideó: el policía de Aduanas Santa Claus detuvo al líder del clan del tabaco después de un sonoro “Merry Christmas”.

El arresto del líder y las continuas aprehensiones de cientos de cajetillas provocó que uno de los clanes seleccionase otro aeropuerto (el Prat, en concreto) para seguir con su negocio ilícito, pero en Barajas ya están esperando su retorno. “Se mudan, pero volverán en breve porque nuestros compañeros les tienen más que identificados, esperamos su regreso, pero aquí estamos. Aunque consiguen caras nuevas, el método y el comportamiento de las mulas es casi siempre el mismo”.

En 2015 se aprehendieron a los pasajeros del aeropuerto madrileño 4.050 cajetillas de contrabando y esa cifra se ha superado este año a principios de octubre, además de los casi 9.000 cigarros puros que también han sido aprehendidos.

Los dos bielorrusos procedentes de Moscú transportan un buen alijo en sus maletas, huelen a alcohol y aseguran haberlo consumido para adquirir templanza con el fin de ganar los aproximadamente 200 euros que les darán, si logran esquivar el control. Unos cartones vienen a presión en una maleta y se observan como una especie de tabique de ladrillos en la pantalla  y otros vienen deshechos en otra de las maletas, para tratar de despistar a los agentes a la hora del examen del equipaje “Al llevar las cajetillas sueltas en el escáner la imagen es muy extraña y cuesta diferenciar de qué se trata, lo que pasa es que nosotros ya lo hemos visto muchas veces”.

Sin mirar a las pantallas, sin que nadie diga nada, todos ellos saben en que momento de la jornada estamos. “Llega el La Habana, después el Moscú, después el Tel Aviv, al cabo de un rato el Dubai…” y así es como va avanzando el día entre nombres del destino o el origen de vuelos y pasajeros que creen erróneamente ser los primeros en utilizar una ruta alternativa o un truco para burlar el control.

Uno de los agentes es veterinario, además de quedar patente cuando se encarga de examinar a un animal recién llegado, su formación le sirvió para desmontar la coartada de una pasajera centroamericana víctima del tráfico de personas. “La señora traía el kit completo para pasar el control sin problemas y negaba ser objeto del delito y aseguraba ser veterinaria y mi pregunta fue clara: ¿Cuál es la temperatura rectal de un perro?. Ella me contestó que “eso depende de cada país” estaba claro que tanto ella como sus acompañantes no venían de turismo y en ese derivamos el caso a la Policía Nacional. Estamos notando que hay un fuerte repunte en el número de pasajeras que llegan desde estos países y que son víctimas de estas redes”.

Algunos agentes tienen el ojo tan experimentado que saben diferenciar a la perfección a los pasajeros nerviosos de los tranquilos y sobre todo de los que aparentan tranquilidad. Estos últimos suelen pasar por el control en el cien por cien de las ocasiones.  Entre los que se muestran falsamente tranquilos destacan en la actualidad un grupo de nigerianos que ocupa el primer puesto a la hora de intentar viajar con divisas y que un cierto número de tardes al mes tratan de sortear a nuestros policías y funcionarios de Aduanas.

10.000.000€ en los equipajes

Hasta septiembre de 2016 se han intervenido más de nueve millones y medio de euros y la previsión es que mientras se escribe este reportaje la cifra haya alcanzado ya los diez millones de euros.

“Aparece el señor con su maleta, bien vestido, exquisitamente educado, pero con un rollo de bolsas de basura en el interior de la maleta. Un rollo con su precinto, su olor a nuevo… un rollo de bolsas sin estrenar”. Lo cierto es que la gente transporta cosas increíbles en sus equipajes, pero los agentes del SVA quisieron llegar un poco más lejos con aquel rollo misterioso y acertaron.  Los 136 metros de extensión de los sacos de basura estaban “rellenos” de billetes.

 

Había realizado un segundo rollo monocapa de billetes y lo había adherido al original y vuelto a precintar logrando que todos los billetes respetasen los margenes y el escondite fuese perfecto, o casi perfecto en este caso”. Pero este nigeriano no llega a alcanzar a una compatriota suya coronada con la medalla de oro. “Una señora con una gran peluca bajo la cual llevaba un montón de billetes, también en sus maletas, en su bolsa de mano y en su organismo. Pretendía viajar con un cilindro de billetes alojado en su vagina, en total 150.000 euros ahí abajo”.

Interrumpimos la conversación con J.A. para acompañar a otro agente a las instalaciones que Correos tiene en la terminal de carga. La vía postal depara todo tipo de sorpresas a diario, aunque también hay envíos habituales que no fallan casi a diario. Con ver el país de origen, el volumen y forma del paquete, ya saben que encontrarán pastillas. Cada día llegan a Barajas millones de pastillas, imitaciones de medicamentos, medicamentos falsos, o directamente pastillas que tienen de todo menos medicina. Su origen, la India, muy por delante de cualquier otro lugar. Uno de los productos estrella: la “malegra”, una copia de la “viagra”, que tiene como el original club de fans. No solo llega en pastillas; la última moda son los envíos de chicles con sabor a frutas.

“La gente que compra esto no imagina el tipo de manos que fabrican este producto y los talleres en los que lo hacen. Y les llamo talleres por decir algo amable. Proceden de países donde el control sanitario, la protección de las marcas y todo eso que nos ofrece garantías aquí, allí no existe”, explica el funcionario.

Los laboratorios de la Agencia Tributaria analizan todo tipo de sustancias: medicamentos, tabaco, bebidas y alimentos, productos textiles, drogas y también sus precursores.“El equipo de químicos que trabaja en nuestro laboratorio está preparado para analizar cualquier cosa que exista. Su objetivo es el mismo que el nuestro, defender los intereses de nuestro país evitando el fraude. Analizan los alimentos valorando su porcentaje de azúcar, los textiles para ver si respetan el tope arancelario del algodón. También han detectado riesgos para la salud en alimentos y bebidas. Estamos muy orgullosos de nuestros laboratorios”.

Al caer la noche, desciende el número de vuelos hasta que llega el momento en el que no despega ni aterriza ningún avión, pero durante esas cuatro horas los guardianes de la muralla invisible continúan con su actividad. Análisis de riesgos, repaso a las aprehensiones, revisión de actas y finalmente llegan los relevos y con ellos nuevos vuelos, pasajeros, maletas y paquetes que tratarán de poner a prueba a estos funcionarios una jornada más.

 

Últimas noticias