Interior incluye en sus cursos para subinspector la “contra-ideología de género de la extrema derecha»

(Vídeo: OKDIARIO)

El Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska ha incluido en los cursos de capacitación para subinspector de la Policía un «seminario de formación» bajo el título: «Violencia, Pacto de Estado y la contra-ideología de género de la extrema derecha».

En una nota interna a la que ha tenido acceso OKDIARIO, se notifica a los responsables de la formación de los subinspectores de la Policía la inclusión de dos actividades formativas complementarias al curso de capacitación. La comunicación se realizó este 26 de febrero y en ella se detalla que el 18 de marzo de este mismo año se introducirán dos seminarios «complementarios a la actividad formativa ordinaria». El primero de ellos, que tendrá lugar a las 12 de la mañana será impartido por la profesora Nieves Sanz Mulas, docente del Área de Derecho Penal de la Universidad de Salamanca.

Interior incluye en sus cursos para subinspector la “contra-ideología de género de la extrema derecha»

En esa primera formación programada por el Ministerio del Interior, los agentes recibirán información sobre la «violencia, Pacto de Estado y la contra-ideología de género de la extrema derecha». Llama la atención que este seminario extraordinario se ha puesto al mismo nivel que otra formación fuera del temario: «Técnica de toma de declaración».

Oposiciones

Esta no es la única polémica desatada por el Ministerio de Fernando Grande-Marlaska. El pasado mes de diciembre, OKDIARIO se hacía eco de la controvertida prueba de ortografía que debían pasar los agentes para incorporarse a la Policía. Entre otras cosas, el Ministerio del Interior pedía a los futuros policías determinar si la palabra «casoplón» estaba escrita correctamente.

La palabra, popularizada por OKDIARIO a raíz de la exclusiva sobre el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, figuraba en la prueba de ortografía para los nuevos agentes. Un examen envuelto en la polémica por la decisión de la División de Formación y Perfeccionamiento, responsable de las pruebas, de elevar sorpresivamente la nota de corte de un 5 a un 6,2.

La prueba ortográfica es, junto al examen de conocimientos generales, esencial para pasar a la siguiente y última fase, consistente en una entrevista personal y un test psicotécnico.

En la prueba, según se observa en el documento a continuación, se preguntaba por la corrección de 100 términos, «tomando como base el Diccionario de la lengua española». Para contestar, como se indica en las instrucciones, los opositores debían marcar con una ‘A’ las palabras «correctamente escritas» y con una ‘B’ las incorrectas. Por cada error se anulaba un acierto.

Marlaska criba a los futuros policías preguntándoles cómo se escribe «casoplón»

Así, los opositores tuvieron que pronunciarse ante términos tan dispares como «papichulo», «LGTBI», «gay», «feminicidio», «kinder», «chakra», «hummus» o «viagra». 

Se da la circunstancia de que la Real Academia de la Lengua Española incluyó recientemente el término «casoplón» en su diccionario. Un término que popularizó OKDIARIO cuando destapó la adquisición por parte de los dirigentes podemitas de un enorme chalet en Galapagar. Desde entonces, este periódico ha publicado decenas de informaciones sobre el asunto. La polémica llevó incluso a Iglesias y Montero a someter su continuidad a la decisión de sus bases, en un referéndum improvisado.

En su última revisión, el diccionario de referencia de la lengua española incorporó otros términos como arboricidio, amá, andropáusico, amish, beatlemanía, antitaurino, brunch, sieso, bordería, capillita, carajal, centrocampismo, annus horribilis, router, rúter, textear o torá.

Un millar de recursos

La polémica envolvió estas pruebas del Ministerio del Interior. Según fuentes policiales, un millar de opositores de Policía presentaron recurso de alzada ante la Dirección General de la Policía Nacional por la subida de la nota de corte.

Denunciaron que la puntuación no figuraba en las bases reguladoras de las pruebas, lo que ha provocado la reacción de los opositores. La convocatoria, publicada en el Boletín Oficial del Estado, únicamente recogía que la calificación podría ser de «apto o no apto» por lo que los opositores entendieron que, como viene ser habitual, el corte vendría fijado en el 5.

Lo último en España

Últimas noticias