Motor

El Gobierno prepara un plan de ayudas para el automóvil que excluye vehículos de combustión

El Gobierno prepara un plan de ayudas para el automóvil que excluye vehículos de combustión
Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha mostrado desde el inicio de su legislatura su afán de eliminar los vehículos de combustión de las carreteras españolas y no ha disimulado su desacuerdo con la concesión de nuevas ayudas para impulsar la demanda del sector de la automoción sin excluir a los coches de diesel y gasolina -como es el caso del plan Renove 2020-. Ante este escenario, el Gobierno está preparando un nuevo paquete de ayudas para incentivar la venta de coches eléctricos e híbridos enchufables con el objetivo de impulsar este tipo de movilidad ante los efectos derivados de la crisis del coronavirus en el mercado del automóvil.

Así lo han confirmado fuentes conocedoras de la situación a este diario que aseguran que «el Gobierno de Pedro Sánchez prepara un nuevo plan de ayudas para fortalecer la presencia de la movilidad eléctrica en el mercado automovilístico español penalizando a los vehículos de combustión». Un programa que califican de «muy ambicioso», ya que la falta de puntos de recarga y el elevado precio del coche eléctrico provoca que la demanda de este tipo de movilidad sea residual en España.

Un plan que se ha diseñado desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico -cartera de Teresa Ribera-. ¿El objetivo? Impulsar el autoconsumo eléctrico en edificios industriales, la regeneración de edificios, la implantación de una nueva red de recarga y entornos a la transición energética olvidándose de que el 99% de parque móvil español es de combustión. Además, aún no se fabrican coches 100% eléctricos en España.

En concreto, la primera de las líneas que pretende lanzar Ribera es la destinada a la promoción de autoconsumo eléctrico en los sectores industrial y servicios, así como en las instalaciones públicas de ámbito autonómico y local, que corresponde al Componente del Plan de Recuperación relativo al despliegue de generación de energías renovables.

Mientras, la segunda línea de actuación está destinada a la promoción de la movilidad eléctrica en el marco del componente del Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos. No obstante, hasta finales del mes de enero no se conocerán los últimos detalles del plan de ayudas al vehículo eléctrico, que prevé cerrar el primer mes del año con un desplome de las ventas en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Ribera dinamitó la continuidad del Renove

La ministra Teresa Ribera vetó las intenciones del Ministerio de Industria de dar continuidad al plan Renove hasta que se agotasen los fondos -como ya había prometido Maroto a las patronales del sector de la automoción-, para evitar apoyo a los vehículos de combustión, tal y como avanzó este diario. En concreto, una de las líneas rojas de Ribera era la continuidad de las ayudas a la compra de vehículos de combustión para evitar dar dinero de las arcas públicas a coches contaminantes

El real decreto-ley 25/2020 del Boletín Oficial del Estado (BOE) explicaba el pasado mes de junio que «con posterioridad al 31 de diciembre de 2020 no será posible presentar nuevas solicitudes y sólo se admitirá la documentación justificativa correspondiente de la operación. Igualmente, a las 00:00 horas del 01 de enero de 2021 quedarán anulados todos los expedientes en lista de espera». Una orden que no se modificó tras el veto de Ribera.

Colau penaliza al vehículo eléctrico

Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez busca incentivos para relanzar el vehículo eléctrico en plena crisis del sector de la automoción, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, penaliza a este tipo de movilidad ya que comenzará a cobrar por la recarga de los coches eléctricos en la ciudad condal. Una decisión que no ha sentado bien ni al partido morado ni a los concesionarios catalanes.

Ante esta situación, los concesionarios han defendido que «el vehículo eléctrico es una solución óptima para muchos usuarios que no se puede penalizar, ya que se traduce en mayor antigüedad del parque móvil español y más contaminación. En concreto, la medida, que entrará en vigor a partir del 18 de enero y ofrecerá diferentes planes de pago, tiene el objetivo de promover un «uso responsable y sostenible» de la energía y ampliar la infraestructura hasta los 1.000 puntos de recarga en 2024.

«La nueva medida de Barcelona que obliga a pagar por la recarga de los coches eléctricos llega en el peor momento para el sector de la automoción, tras cerrar el año 2020 con una caída de las matriculaciones de 32%», explican. Además, instan a la podemita a echar un paso atrás para relanzar la compra de vehículos eléctricos en la ciudad condal con los nuevos planes que prepara el ministerio de Teresa Ribera.

Lo último en Economía

Últimas noticias