Cruce a acusaciones, teorías de la conspiración y cambiazos

El sindiós de las elecciones de la AFE: cambiazo y sin presidente hasta el jueves

Aganzo

Las elecciones a la presidencia de la Asociación Española de Futbolistas se han convertido en un ejercicio de resistencia. Después de que el viernes se cerrasen las urnas, todavía no hay resultado sobre el ganador de unos comicios que miden al presidente e imputado por soborno David Aganzo con el candidato Gaizka Toquero.

Según ha podido saber OKDIARIO, un total de 5.100 afiliados han votado en estas elecciones siendo 111 de ellos presenciales y el resto por correo. Precisamente en este segundo punto es donde se han producido todos los problemas. Ninguna de las dos candidaturas han dejado de custodiar durante el fin de semana las urnas del voto por correo por desconfianza hacia lo que la otra candidatura podría hacer. Sin ir más lejos, uno de los interventores del lado de Toquero –Jesule–, ha permanecido encerrado en una sala durante tres días, encerrado bajo llave en algunos momentos, y obligado a orinar en botellines.

«Aquí te das la vuelta cinco minutos y te han hecho un cambiazo. El proceso se ha ralentizado porque los que están ahora en AFE saben que van a perder», deslizan desde la candidatura que pretende renovar el sindicato del fútbol español.

La teoría del cambiazo ha estado sobre la mesa desde el primer momento, aunque desde la candidatura de Gaizka Toquero aseguran que las trampas han podido tener lugar en las oficinas de Correos. Según denuncian, habría una emisión de un número importante de votos de afiliados que no figuraban en el censo electoral de voto por correo, e incluso la aparición de un centenar de presuntos votantes que ni siquiera son afiliados. Todos esos votos podrían haber sido introducidos de forma irregular.

Hay que recordar que no sería la primera vez que Aganzo tira de soborno de un funcionario público –está imputado por estos hechos– y la tardanza en la resolución de estas elecciones –que volverán a contarse los votos el próximo jueves– ponen de manifiesto que algo huele mal en todo este proceso.

El recuento ha ido muy lento porque las papeletas han sido contadas a mano por los tres miembros de la mesa electoral que ha verificando voto a voto un proceso lleno de triquiñuelas, puesto que la candidatura de Aganzo rechazó contratar un notario pagado a medios entre los candidatos. Este lunes, a las 7:12 de la mañana se detuvo el recuento «por agotamiento», tal y como se especificó en un comunicado de AFE y ya hasta el jueves por la tarde no se retomará.

Como todo el mundo puede imaginar, el miedo a un pucherazo sobrevuela el ambiente. «A los efectos de custodia de los votos ya escrutados, se introdujeron en distintas urnas diferenciadas, precintando las mismas y siendo custodiadas por una cámara de seguridad de grabación continuada y vigilantes de seguridad hasta que se reanude el recuento. Ambas urnas se cierran con llave de cuya custodia se hace cargo el presidente de la Mesa Electoral», dijo la AFE en un comunicado, aunque las posturas en este aspecto son discrepantes porque el contrato de seguridad que vigila los votos está firmado y pagado por Aganzo y no quieren ni pueden perder de vista las urnas.

Desde la candidatura de Toquero defiende que existen indicios de fraude electoral, mientras Aganzo prefiere no pronunciarse al respecto. «Hemos podido detectar numerosas presuntas irregularidades en todo el proceso. Además, desde la Comisión Gestora y la candidatura de David Aganzo se ha estado presionando continuamente a los miembros de la Mesa Electoral hasta el punto de llevar al llanto a uno de ellos», denunciaron desde la candidatura del ex del Athletic.

Lo último en Deportes

Últimas noticias