Liga Santander: Villarreal - Barcelona

Luis Suárez salva la Liga

Luis Suárez salva la Liga

Villarreal y Barcelona empataron 4-4 en el Estadio de la Cerámica en un partido épico en el que los culés se adelantaron 0-2 y el Submarino logró ponerse 4-2. En los últimos minutos, Leo Messi y Luis Suárez igualaron la contienda, salvando los muebles... y la Liga

El Barcelona empató 4-4 frente al Villarreal en el Estado de la Cerámica. Los de Valverde se llegaron a poner 0-2 en el marcador, pero el Submarino, al contrario que la semana pasada contra el Celta, fue el que le dio la vuelta al marcador con las actuaciones estelares de Chukwueze y Ekambi. La mala fortuna que acompaña a los de Calleja este curso hizo que Messi y Luis Suárez, en los últimos segundos, igualasen la contienda.

Rotaba Ernesto Valverde sabiendo que la Liga está prácticamente en el bolsillo y que se avecinan curvas en las próximas semanas. Para empezar, frente al Atlético el próximo sábado, donde podrán sentenciar el campeonato doméstico, y posteriormente el cruce de cuartos de final de la Champions League contra el Manchester United. Por ello, Leo Messi, Piqué y Rakitic se quedaron en el banquillo. Ter Stegen defendió la portería y Sergi Roberto, Lenglet, Umtiti y Jordi Alba compusieron la defensa. Busquets, Vidal y Arthur actuaron en la medular y el tridente ofensivo era para Coutinho, Luis Suárez y Malcom.

Delante estaba un Villarreal que necesita con urgencia sumar de tres en tres para alejarse de los puestos de descenso, pero que se plantó sobre el terreno de juego como si la Champions estuviese en juego. Y es que si no llega a ser por Ter Stegen, el Barcelona podría haber ido perdiendo 2-0 en los primeros diez minutos. Iborra y Chukwueze -con error garrafal de Umtiti incluído- obligaron al guardameta alemán emplearse a fondo para mantener la portería culé intacta. En estos minutos, el balón le duraba menos al Barça que la vida a un personaje de Juego de Tronos.

Poco le duró esa garra al Villarreal, que vio como el Barcelona, en apenas cinco minutos era el que iba 0-2 en la Cerámica. Una galopada de Malcom le permitió asistir a Coutinho para hacer el primero, aunque hubo que esperar a la decisión del VAR, ya que el ex del Girondins partió de una posición muy ajustada. Instantes después, el propio Malcom se encargaría de mandar al fondo de la red de Asenjo un centro medido de Arturo Vidal. Todo sentenciado, José Luis.

El Villarreal reacciona

Y más pudo estarlo si un mano a mano de Coutinho no se llega a haber estrellado en el poste. O un disparo de Umtiti no se llega a ir rozando la madera. O si Asenjo no detiene el chut lejano de Philippe. Todo esto en 22 minutos…y sin Messi. El Villarreal reaccionó y en el 23′ recortó distancias por medio de Samu Chukwueze. Pase en profundidad para el delantero del Submarino, gana en velocidad a Lenglet y su primer intento se topa con el palo, pero ya en el rechace no iba a perdonar al Barcelona. Para nada parecía esto un partido de jornada intersemanal.

Ambos conjuntos continuaron jugando con intensidad, pero el ritmo de ocasiones fue decayendo, aunque Ter Stegen volvió a desbaratar otra ocasión clara al Villarreal cuando el cronómetro estaba a punto de mandar a los jugadores a vestuarios. Chukwueze volvió a ser el más rápido para plantarse delante del portero alemán, que sacó una mano providencial para evitar el empate y permitir al Barça marcharse al descanso venciendo 1-2.

Ter Stegen, de héroe a villano

Arrancó la segunda mitad y el Villarreal tenía 45 minutos por delante para luchar y sacar algo positivo en su objetivo de evitar el descenso. Un fallo azulgrana en el área de los locales bastó para que con un pase, y una galopada fulgurante de Ekambi, el delantero camerunés internase por un costado al área del Barcelona. Ter Stegen fue a tapar el pase de la muerte y el ariete del Submarino aprovechó el hueco que dejó el alemán para hacer uno de los goles más fáciles de su vida. 

Messi calentaba en la banda desde el inicio del segundo acto y no tardó en entrar al verde tras el gol del empate. El argentino ocupaba el lugar de Philippe Coutinho…y llegaba otro gol del Villarreal a la hora de juego. Pase en profundidad de Morlanes a Iborra, al que habilita Jordi Alba, y define como un auténtico ‘9’ delante de Ter Stegen con una sutil picadita. Los de Calleja se adelantaban en el electrónico y al Barça comenzaba a ver el cronómetro cuenta atrás.

La flor de la Liga

Toko Ekambi y Samu Chukwueze eran los Messis del Villarreal. Su velocidad era un quebradero de cabeza para los defensas del Barcelona. Era más difícil cogerlos que comerse una sopa con un tenedor. Los azulgranas comenzaban a desquiciarse y fruto de ello llegó una amarilla para Vidal que le impide estar el sábado frente al Atlético. Y para más inri, Bacca hizo de Luis Suárez para hacer el cuarto. El colombiano se plantó solo ante Ter Stegen, le superó con una finta y mandó el cuero a la jaula. Si estos futbolistas emulaban a los del Barça, los culés iban a ser ellos mismos. Tiempo al tiempo, que, además, se agotaba.

Se entraba en los últimos cinco minutos de partido y al Villarreal no le tocaba otra que sufrir. Más aún cuando Álvaro fue expulsado por doble amarilla. Entró Bonera por Chukwueze para atar el resultado, pero el Barça volvió a marcar. Fue obra de Messi, de esas faltas cercanas que para él ya se han convertido en penalti. El argentino la enganchó por el lado de Asenjo y parecía que no había tiempo para más. El Villarreal saboreaba la victoria, pero esa mala fortuna que le rodea esta temporada le acabó castigando. Luis Suárez recogió un balón dividido y chutó, haciendo el 4-4 definitivo en el último suspiro y salvando de la hecatombe a los suyos.

Últimas noticias