Coger de la mano a la persona que amas puede actuar como un potente analgésico

Descubren que el contacto humano entre parejas puede aliviar el dolor físico

dolor
Un abrazo puede ayudar más de lo que crees

El dolor físico se presenta como uno de los peores males que pueden padecer los seres humanos. Ya sea por enfermedad, agujetas o un simple golpe, el daño corporal es, en algunas ocasiones, inaguantable. Existen todo tipo de tratamientos para paliar a esta sensación que a nadie gusta, sin embargo, nunca nos hubiéramos imaginado que el contacto físico con la persona que amas pudiera ser una de las mejores soluciones. Al menos así lo ha demostrado un novedoso estudio del que te comentamos todos y cada uno de los detalles ¡No te lo pierdas!

Amor analgésico

dolor
La clave reside en la sincronización interpersonal

No sabemos si el amor puede salvarte la vida, lo que si está demostrado es que puede hacértela mucho más fácil. Un grupo de investigadores de las Universidades de Haifa y Colorado han descubierto la verdadera importancia del contacto humano. Parece una broma, pero gestos tan comunes como agarrar la mano de una persona a la que quieres o dar un simple abrazo puede tener los mismos efectos, en algunos casos,  que un analgésico convencional.

Para demostrar sus hipótesis, los investigadores realizaron un experimento en que participaron un total de 32 parejas que gozaban de una relación estable. Los resultados fueron increíbles. Los estudiosos observaron que, cuando las parejas estaban juntas, sus ritmos respiratorios y cardíacos se sincronizaban, una sincronía que aumentaba cuando se cogían de la mano, se besaban o se abrazaban. Hablamos de un fenómeno denominado sincronización interpersonal en el que los miembros de una pareja se transforman en una especie de reflejo que tiende a imitarse. Una cualidad que puede apreciarse en el sistema biológico.

dolor
Un experimento amoroso

Lo más sorprendente de todo esto es que cuando uno de los miembros sufría una punzada de dolor en el brazo, la sincronía se alteró de igual forma en ambos individuos para volver a restaurarse cuando ambos se cogían de la mano. Es decir, una especie de sensación de alivio en el que tienen una gran influencia los factores psicológicos. Sin duda, un descubrimiento tan curioso como interesante que dice mucho de la peculiaridad del cerebro humano.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias