Divorcio

Divorcio: ¿qué efectos tiene en los niños menores de 3 años?

efectos divorcio niños tres años
Cómo puede afectar el divorcio a un niño de tres años

El divorcio puede ser difícil para niños de todas las edades, pero los niños de 3 años son particularmente susceptibles a problemas cuando sus padres se separan. Conozcamos ahora qué efectos tiene en los niños menores de 3 años el divorcio y cómo podemos lidiar con esta situación para que los niños puedan adaptarse y no sufran.

Divorcio: ¿qué efectos tiene en los niños menores de 3 años?

Cuando se trata de divorcios y niños pequeños, el proceso de separación puede llevar al hogar que alguna vez fue estable a un reino de caos. De repente, los padres viven en residencias separadas, y las visitas y la custodia significan entornos y rutinas cambiantes. Un niño que no tuvo tiempo de prepararse para estos cambios repentinos puede volverse ansioso e inseguro sobre lo que vendrá después.

Los niños procesan el estrés y el trauma, incluso el trauma emocional, de diversas formas. Si tu hijo de tres años presenta uno o más de los siguientes síntomas o efectos, puede que el divorcio le esté afectando más de lo que podrías pensar:

  • Chuparse el pulgar: puede buscar la seguridad y la protección de su pulgar, especialmente si tu hijo se chupó el pulgar a una edad más temprana.
  • Mojar la cama: Tu hijo puede comenzar a mojar la cama, pareciendo revertir todos los esfuerzos en acostumbrarse a ir al baño.
  • Llorar más de lo habitual: llorar, comportarse mal y buscar atención son subproductos comunes de un niño de tres años que intenta lidiar con una o más emociones poderosas.
  • Problemas del habla: tu hijo puede tartamudear o parecer que retrocede con respecto a las habilidades vocales cuando procesa las presiones indebidas de un divorcio de los padres.
  • Problemas de sueño del niño: el divorcio puede hacer que un niño de tres años se sienta ansioso e incómodo, lo que puede hacer que dormir bien por la noche sea un desafío en el mejor de los casos. El insomnio y el sueño excesivo pueden presentarse como efectos del estrés en un niño de 3 años.
  • Retroceso en las emociones: las habilidades sociales de tu hijo pueden retroceder, y su hijo, una vez feliz, puede parecer continuamente triste e inquieto.

Cómo explicarle el divorcio a un niño pequeño de tres años

Podéis hablar con vuestro hijo sobre el divorcio en el momento en que tú y tu cónyuge toméis la decisión. La clave es ser honesto y franco e intentar ponerse al nivel de tu hijo cuando le expliques lo que está sucediendo y lo que puede esperar. Haz todo lo posible por dejar de lado cualquier sentimiento de ira, resentimiento o culpa que pueda tener y trata de no culpar a tu cónyuge mientras lo hace.

Sobre todo, explícale que es posible que tu hijo tenga que visitar a mamá y papá en un horario determinado y que nada de esto es culpa del niño. Tu hijo debe llegar a comprender que ambos padres lo aman, pase lo que pase.

Mantén las explicaciones al nivel de un niño de tres años, pero se claro sobre los cambios que se avecinan. Cuando tu hijo pueda prepararse para cualquier desafío, comenzará a confiar en que su cuidado está en las mejores manos, lo que lo llevará a una mayor sensación de estabilidad incluso durante estos tiempos inestables.

Cómo lidiar con un niño enojado después del divorcio

El efecto del divorcio en tu hijo de tres años puede provocar intensos ataques de ira. Tu hijo puede romper cosas o arremeter de manera inesperada. Los niños que atraviesan un divorcio pueden mostrar enfado a sus padres y otros parientes, a otros niños y a ellos mismos.

Para la mayoría de los niños, esta ira se disipará después de unas semanas de finalizado el divorcio. Si el enojo persiste, puede ser una buena idea que tu hijo hable con un especialista calificado.

Sin embargo, para minimizar el estrés y la ansiedad que tu hijo puede sentir debido al proceso de divorcio, puedes seguir los pasos que os indicamos a continuación:

  • Mantén duplicados de sus cosas favoritas en ambos hogares: Es probable que su hijo de tres años tenga un libro, un juguete o una canción que esté cerca de su corazón. Al guardar réplicas exactas de libros y juguetes, y al tocar sus canciones favoritas, tu hijo puede comenzar a sentirse más cómodo y como en casa en el entorno recién soltero de cualquiera de los padres.
  • Mantén rutinas consistentes: Si bien intercambiar a tu hijo puede causar estrés inicialmente, tu hijo puede comenzar a sentirse más a gusto si puede moverse hacia una rutina más estable. Mantener horarios regulares de visitas es un excelente comienzo.
  • Mantenerse en desacuerdo con tu cónyuge puede empeorar los problemas: Por lo tanto, siempre es mejor cooperar con tu cónyuge antes, durante y después del divorcio.
  • Evita los conflictos en presencia del niño: Ya sea que hables por teléfono o estés intercambiando visitas, trata de no entablar discusiones con tu cónyuge, de manera que el niño no se vea afectado o salpicado por la discusión y pueda llegar a sentirse culpable.

Lo último en Bebés

Últimas noticias