Estrés

5 señales del estrés en niños

El estrés en los niños es similar a lo que ocurre con la ansiedad y el estrés en los adultos. ¿Cómo afrontar este tipo de situaciones? Toma nota de estos consejos.

Cómo tratar el estrés en niños
Consejos sobre el estrés en niños

La vida de los niños, al igual que la de los adultos, puede estar sometida a presiones. En general los niños se adaptan con relativa facilidad. Cuando se trata de eventos que pueden interpretar como una amenaza a sus rutinas o su bienestar, la respuesta es el estrés infantil. En realidad, aprender a lidiar con el estrés forma parte de su aprendizaje, pero de acuerdo a su edad, naturaleza y entorno familiar, las situaciones nuevas pueden hacerles perder el equilibrio emocional. A continuación, vemos cinco señales del estrés en niños y adolescentes.

Síntomas de estrés en niños

Cuando está estresado, el pequeño afronta cambios de comportamiento o síntomas como los que describimos con situaciones nuevas, cambios en la familia, exigencias en la escuela o los nuevos problemas escolares como bullyng o acoso a través de las redes sociales.

  • Cambios negativos de comportamiento: incluyen irritabilidad, mal humor, dejar de hacer actividades diarias que antes le proporcionaban placer, llanto, reacciones de miedo, cambios en los hábitos de sueño o alimentación. También dificultades para concentrarse, acumular cosas, no querer ir a la escuela, hábitos nerviosos como morderse las uñas.
  • Malestar y enfermedad: pueden aparecer síntomas físicos como dolor de estómago o dolor de cabeza. Si pide con frecuencia ir a la enfermería de la escuela o si las quejas aumentan ante una situación difícil como un examen o prueba, puede ser un signo de estrés significativo. Otros síntomas físicos: enuresis, alteraciones del sueño y el apetito.
  • Cómo expresan sus sentimientos: los niños no están familiarizados con el estrés, por lo tanto puede resultarles difícil expresar sus sentimientos. Normalmente describen sentimientos diferentes a los que tienen en realidad, como sentirse preocupado, confundido, molesto o enojado. También tienen apreciaciones negativas sobre ellos mismos: “No le gusto a nadie”, “soy estúpido” o “nada es divertido”. Es importante escuchar lo que dicen los niños y traducirlo para saber si están indicando una situación de estrés.¿Cómo tratar el estrés en niños?
  • Reacciones de estrés en niños pequeños: llanto, sudoración, impulso de huida, arrebatos agresivos o defensivos, movimientos nerviosos como tirarse del cabello, morderse la piel y las uñas, tirarse del cabello. Pueden tener accidentes en el baño. Otras reacciones: depresión, evitación, timidez excesiva, hipervigilancia, preocupación excesiva, congelarse en situaciones sociales, interés obsesivo en objetos, rutinas, comidas.
  • Reacciones en adolescentes: cambios en los hábitos de sueño y alimentación, tensión, alteración del ritmo cardíaco y respiración, sudoración de las palmas de las manos, temblor de rodillas. Sensación de agobio ante exámenes o encuentros deportivos. Fatiga. Disminución de la autoestima, episodios de depresión, excesivas críticas contra sí mismo, negatividad, pesimismo, ataques de furia, entre otros.

Nuestras recomendaciones

  • Se calcula que el 8% de los niños y el 20% de los adolescentes españoles padecen estrés.
  • Evita la sobreestimulación, la sobreexcitación y la sobrecarga de tareas durante el día.
  • Aprende a manejar tu propio estrés; los niños aprenden con el ejemplo.

¿Te ha resultado útil esta información sobre el estrés en niños? ¡Coméntalo!

Lo último en Salud

Últimas noticias