Radiografías

Lo que debes saber sobre la radiografía lumbar

Entre las pruebas a que podemos someternos para evaluar el estado de nuestro cuerpo está la radiografía lumbar. ¿En qué consiste esta prueba y qué beneficios tiene?

La radiografía lumbar
¿En qué consiste la radiografía lumbar?

La radiografía lumbar también se conoce como radiografía lumbosacra. Es un examen que permite obtener una imagen de las vértebras de la parte baja de la espalda. Más específicamente la zona la lumbar y el sacro, el cual une la columna con la pelvis. El propósito de esta radiografía es detectar lesiones, deformaciones y fracturas en esta zona de la columna para su corrección y tratamiento oportuno. Asimismo, hay un conjunto datos y recomendaciones que toda persona que se realice este examen debe saber.

Razones para realizarse la radiografía lumbar

Hay distintas razones para someterse a este tipo de examen, aunque lo más común es que se sometan a él las personas que sufren lumbago. La otra razón se debe a motivos laborales. En los trabajos que exigen un esfuerzo físico, muchas empresas piden a sus trabajadores este examen; ya sea como requisito para empezar a trabajar o como parte de un examen rutinario de prevención.

¿Cómo prepararse para el examen?

Dos días antes del examen, se debe seguir estrictamente una serie de pautas para su preparación. En primer lugar, se debe seguir una dieta líquida y sin grasas ni lácteos. Segundo, también es importante no consumir bebidas alcohólicas, dulces ni fumar. No seguir estas pautas afectará la precisión de los resultados.La radiografía lumbar

¿Existen riesgos al realizarse el examen?

Aunque hay una leve exposición a la radiación, este tipo de radiografía no presenta mayores riesgos. Antes de realizar el examen, es importante informar al radiólogo si se está embarazada, para evitar problemas en el bebé.

¿Cómo será el examen?

El examen se realizará en una habitación que por lo general es fría. La persona debe estar acostada en una mesa. Si se tiene una lesión muy grave, se debe tener sumo cuidado con las posturas para evitar empeorar cualquier lesión.

El radiólogo pedirá que se quite todas las joyas y tomará aproximadamente entre 3 a 5 fotos. La persona que se someta al examen tendrá que estar inmóvil y contener la respiración por un par de segundos, entre otras cosas para evitar que la imagen salga borrosa.

Otros aspectos a tomar en consideración

En la práctica son amplios los alcances y los beneficios de este examen. Sin embargo, hay ciertos diagnósticos como la hernia discal y el dolor de ciática, que están fuera del alcance de esta radiografía. Este examen no muestra lesiones relacionadas a ligamentos, nervios o músculos. Para estos casos es recomendable realizar una resonancia magnética o una tomografía computarizada (TC).

Es común sentirse nervioso ante cualquier examen médico. Después de haber leído este artículo sobre la radiografía lumbar, te sentirás con más confianza y tranquilidad, pues son más los beneficios que los riesgos que este examen puede ofrecer.

Lo último en Salud

Últimas noticias