Cuerpo humano

¿Conoces el síndrome de los hombros caídos?

¿En qué consiste el síndrome de los hombros caídos? Básicamente, se relaciona con malos hábitos en posturas, entre otras causas. Aquí te contamos cómo prevenir.

Los hombros caídos
¿Cómo prevenir el síndrome de los hombros caídos?

¿Estás sentado muchas horas frente al ordenador o mirando tu teléfono celular con la cabeza baja? Si eres mujer, ¿estás dando el pecho y te avergüenzas del tamaño de tus senos? Seguramente has adoptado una postura encorvada y ahora no la puedes corregir. Es el llamado síndrome de los hombros caídos y afecta a muchísimas personas. Comienza como un problema postural pero tiene consecuencias perjudiciales para la salud física y psíquica. Mírate al espejo y… sigue leyendo.

Un problema postural

El encorvamiento de los hombros consiste básicamente en una deformación o desequilibrio de los músculos de hombros, cuello y pecho. Con el tiempo estos músculos se debilitan y no llevan los hombros hacia atrás en su posición neutral. Esto obliga a adoptar una postura ligeramente inclinada hacia adelante, con la espalda y hombros curvados.

Comienza como un problema postural. Puede provenir de malos hábitos o causas como:

  • Permanecer sentado muchas horas frente al ordenador.
  • Utilizar el teléfono móvil con la cabeza baja.
  • Conducir muchas horas con una mala postura.
  • Tensión de los músculos del pecho como respuesta al estrés.
  • Dormir acurrucados.
  • Entrenamiento físico excesivo, con pesas, ciclismo.
  • Lesiones en los hombros o discapacidades congénitas.
  • Ocultar el crecimiento de los senos en las adolescentes.
  • En los niños, llevar mochilas muy pesadas.El síndrome de los hombros caídos

Comprueba si padeces el síndrome de los hombros caídos

Hay formas muy fáciles de reconocer si padeces el síndrome de los hombros caídos:

  • Párate de pie, en tu postura normal. Relaja los brazos a los lados. Observa tus manos. ¿Hacia dónde apuntan las palmas? Si las palmas están hacia atrás, estás en problemas. ¡Las palmas deberían estar relajadamente hacia los costados!
  • Acuéstate con la espalda plana contra el piso y los brazos a los lados. Comprueba la posición de los hombros. ¿Dónde se ubican tus omóplatos? Si no tuvieras este problema postural, estarían en contacto con el piso.
  • Siéntate frente al ordenador como lo haces normalmente. Pide a alguien que te tome una foto de medio cuerpo de perfil. En la fotografía dibuja una línea vertical en la parte media del torso y otra en la parte media de los hombros. Compara las líneas, la línea del hombro debería quedar detrás de la línea del torso. Si no es así… ¡comienza a preocuparte!

Nuestras recomendaciones

  • Este problema puede corregirse con ejercicios y cambios de hábitos.
  • Consulta con tu médico y solicita una derivación a un especialista en fisiatría. Hay muchos ejercicios que pueden ayudar. En algunos casos se recomienda utilizar una protección.
  • Además, configura tu lugar de trabajo, utiliza un sillón ergonómico y ubica adecuadamente el ordenador.

Si el síndrome de los hombros caídos se debe a baja autoestima o estrés, procura cambiar tu estilo de vida, conéctate con la naturaleza y las personas que amas. ¡Tu salud te lo agradecerá!

Lo último en Salud

Últimas noticias