Saqueo a la EMT de Valencia

Ribó acorralado: las leyes chinas dificultan la recuperación de los 4 millones estafados a la EMT

joan ribó Ayuntamiento de Valencia
Joan Ribó. (Foto. Compromis)

Joan Ribó, alcalde de Valencia por Compromís, tiene una difícil papeleta por delante. Los cuatro millones de euros de dinero público que unos estafadores chinos consiguieron sacar de la Empresa Pública de Transportes  (EMT), de la que Ribó es el último responsable, se han esfumado en una nebulosa de sociedades instrumentales con sede en Hong Kong. El conflicto entre China y Hong Kong y las leyes del gigante asiático dificultan perseguir el dinero, que se da prácticamente por perdido. Hasta se necesita contratar traductores, ya que la documentación está llegando a España escrita en chino.

Cuatro millones de euros de todos los valencianos se han dispersado por cuentas bancarias de empresas y ciudadanos chinos con residencia en Hong Kong. La estafa a la EMT, un escándalo por el que Ribó ha tenido que dar cuenta en un pleno de reprobación, no tiene visos de solucionarse. Y menos a corto plazo.

Según ha podido saber OKDIARIO de fuentes de la investigación, los cuatro millones de euros salieron de España rumbo a las cuentas en Hong Kong de dos empresas creadas este 2019: JG Trade Co. (a nombre del ciudadano chino Zuo Jialiang) y Shengyi Trading Ltd (propiedad de Lai Yuanxin). De ahí, el dinero se mueve rápidamente a las cuentas de otra veintena de empresas como Hong Kong Haibin Limited (126.504 dólares) o Everite Industries Limited (645.119 dólares). De esas cuentas, sospechan los investigadores, se habrán movido a otras más con el objetivo de hacer desaparecer el rastro del dinero, hacerlo ilocalizable y evitar su recuperación por parte del Ayuntamiento de Ribó.

ribó
Parte de las transferencias realizadas por la EMT a cuentas de Hong Kong.

El ‘labertino’ chino

A la dificultad de hacer frente a este tipo de estafas internacionales se le une el peculiar marco legal de China. Especialmente en sus relaciones con Hong Kong. Pese a que la ciudad forma parte de la República Popular China, tiene consideración de Región Administrativa Especial.

Hong Kong aún conserva el sistema jurídico británico, por lo que perseguir legalmente a los dos ciudadanos chinos que están tras la estafa es mucho más complejo. Las leyes establecen un plazo de seis meses para poder localizar y notificar a ambos sobre la resolución de un tribunal de Hong Kong antes de declararles en rebeldía.

Por otra parte, la situación de caos que vive Hong Kong en los últimos meses por las revueltas sociales ha provocado que el banco entregue con retraso parte de la documentación necesaria para el proceso, lo que ha alargado aún más los plazos y dado una ventaja a los estafadores para ocultar el dinero.

Contratar traductores

Por si fuera poco, tanto el Ayuntamiento como el bufete que están llevando el caso están recibiendo mucha de la documentación del expediente judicial está escrita en chino. Es por ello que la próxima semana la Empresa Municipal de Transportes va a valorar la contratación de un servicio de traductores para poder facilitar los documentos en castellano tanto al juzgado como a las autoridades municipales.

Fuentes próximas al caso aseguran que del total de cuatro millones sustraídos por los estafadores cabría la posibilidad de recuperar en torno a 150.000, correspondientes a la última transferencia y que pudieron ser bloqueados. Sin embargo, ni siquiera está claro que se pueda lograr.

La estafa se cometió el pasado mes de septiembre, cuando varias personas se hicieron pasar por abogados y altos funcionarios de la EMT para pedir a una trabajadora administrativa que realizase una serie de transferencias. A través de correos electrónicos, le comunicaron que se trataba de una operación «confidencial» para la adquisición de una empresa en China. La administrativa, que fue despedida y ahora se enfrenta a un proceso judicial, ordenó transferencias por valor de 4 millones de euros hasta que Caixabank detectó movimientos sospechosos y dio la voz de alarma, destapándose toda la estafa.

De forma colateral, la investigación abierta tras conocerse el fraude puso al descubierto la relación de la EMT con el despacho de abogados del cuñado del alcalde Joan Ribó, de la que ha dado cuenta OKDIARIO y que ha puesto más contra las cuerdas al líder municipal de Compromís.

Lo último en España

Últimas noticias