El PSOE obligará a las empresas a crear un registro de sueldos para imponer la igualdad entre sexos

Kellys
Varias mujeres que forman parte del colectivo de 'Las Kellys' , de limpiadoras del hogar y camareras de habitación.

El PSOE quiere crear un sistema de registros en las empresas que le permita controlar su exigencia de igualdad plena entre los sueldos de hombres y mujeres. Las inspecciones de Trabajo podrán acceder de esta manera, de forma casi automática, a unos listados donde tendrán que estar reflejados los salarios de los distintos trabajadores y donde las medias retributivas favorables a los hombres podrán ser utilizadas para emprender acciones contra las empresas por discriminación a la mujer. Los sindicatos también podrán acceder a esos registros para reclamar la igualdad de trato.

El PSOE lo considera un gran avance social. Es más, defiende que su implantación debe ser urgente para poder garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

Y para poder aplicar sus futuras normas y sanciones en materia de supuesta discriminación, pretende imponer los mencionados registros de salarios de las empresas.

¿Y la productividad?

Esos registros, sin embargo, no tendrán capacidad para dejar constancia de la obvia y muy habitual diferencia entre un trabajador y cualquier otro. Que no es su sexo, sino su productividad. Es decir, esos listados -como meros registros que serán- tan sólo recogerán un dato estadístico reflejando la cuantía cobrada, sin detallar que las posibles diferencias pueden serlo por discriminación o, simplemente, por la evidencia de que un compañero trabaja mejor que otro.

En base a esos datos, la Inspección de Trabajo o los sindicatos de la empresa podrán obtener unas medias que, dependiendo de los resultados, podrán servir para realizar reclamaciones por supuesta discriminación salarial. Traducido: que si las medias de un mismo departamento y cometido arrojan un resultado favorable a los hombres, la empresa es posible que tenga que ir preparando una defensa con la que justificar que no es por discriminación a la mujer sino por un ajuste de los sueldos a la productividad. Si por el contrario la media favorece a las mujeres la empresa podrá estar tranquila: en ese caso no se considerará desigualdad.

Sindicatos en los Consejos

No se trata de la única medida que quiere impulsar el Gobierno de Pedro Sánchez en la próxima legislatura y que supondrá un recorte en las libres decisiones de los empresarios.

El PSOE, en otro orden de cosas, quiere reformar la ley también para dar más poder a los trabajadores en la gestión de las empresas en España. Según el PSOE, dar más poder a los trabajadores en la gestión de las empresas significa "democratizar" el funcionamiento de las compañías, la toma de decisiones en una empresa.

En concreto, el PSOE quiere desarrollar el reglamento de la Ley de Sociedades Laborales y Participadas para ampliar los derechos de información, consulta y participación de los trabajadores en los diferentes órganos de dirección de las empresas.

Y, aunque no especifica cómo dará a los trabajadores ese poder para influir en las decisiones de gestión de las empresas, una de las opciones que cobra fuerza es la entrada de los sindicatos en el Consejo de las empresas, opción largamente solicitada por las centrales sindicales.

Todo ello supondrá una clara limitación de la libertad de gestión de las empresas por sus directivos o empresarios. Una traba más que se unirá a los deseos de subida fiscal para desincentivar la creación o llegada de compañías a España.

Lo último en España