Crisis del coronavirus

Las cárceles permitirán a presos en tercer grado no volver a dormir para no contagiar el coronavirus

Instituciones Penitenciarias amplía a toda España las restricciones de acceso que afectan ya a Madrid, Vitoria y La Rioja por el coronavirus

Sigue en directo la última hora del coronavirus en España

coronavirus
Un furgón de la Guardia Civil custodia una de las cárceles españolas. Foto: Europa Press

Instituciones Penitenciarias ha ampliado este jueves a las cárceles de toda España las restricciones de acceso que afectaban ya a los centros penitenciarios de Madrid, Álava, Logroño, Ocaña, Burgos y Dueñas, como medida de contención de la epidemia de coronavirus. Las nuevas instrucciones se complementan con otras medidas, como que los centros decidan un sistema de control más flexible para los presos de tercer grado que ya disfrutan de un régimen abierto. Esa decisión, que depende de las Juntas de Tratamiento de cada prisión, implicaría por ejemplo que algunos presos no tuviesen que regresar a dormir a los establecimientos penitenciarios y que, en su lugar, estuviesen controlados con medios electrónicos, como pulseras telemáticas.

La medida, según ha podido saber OKDIARIO, es una de las soluciones que se proponen en las prisiones para tratar de frenar los contagios por coronavirus.

Desde Instituciones Penitenciarias aclaran que se trata de una decisión que las Juntas de Tratamiento adoptarán, en su caso, tras una evaluación individual de los penados. Explican no obstante que en algunas prisiones ya se han decidido por ampliar los sistemas de control telemático a estos presos, que hasta ahora salían de la cárcel durante el día para trabajar y regresaban a dormir. De esta forma, explican, se evitaría el obligado aislamiento a su regreso a los centros.

Se trata de una solución específica para los penados en régimen abierto, que ya disfrutan de un tratamiento en semilibertad para su reinserción social y laboral.

En la actualidad, numerosos reclusos cuentan habitualmente con un sistema de vigilancia electrónica que les permite no pernoctar en prisión. La posibilidad está recogida en el artículo 86.4 del reglamento penitenciario, que posibilita una forma específica de cumplir condena en régimen abierto, sustituyendo el tiempo de estancia mínimo obligatorio en el establecimiento -8 horas- por medios telemáticos u otros sistemas adecuados de control. Los criterios a valorar son que el preso tenga un trabajo y vida normalizada, además de un buen historial en prisión e informes favorables.

Se mantienen permisos

Las instrucciones de Instituciones Penitenciarias, ampliadas ahora a todas las cárceles, implicarán la suspensión de todas las comunicaciones familiares, de convivencia e íntimas de los presos. Sólo se permitirán las ordinarias, ya que se producen en locutorios separados por una mampara de cristal.

Únicamente se permitirá el acceso a personal funcionario, laboral y personal extra penitenciario cuya labor sea imprescindible, por lo que queda excluida por tanto  la entrada a voluntarios de ONG, entidades colaboradoras o profesionales acreditados, entre otros.

Asimismo, se suspenden los traslados entre centros, salvo aquellos que obedezcan a razones excepcionales, sanitarias o judiciales. Se cancelarán las salidas programadas, así como el resto de salidas tratamentales. Por el contrario, sí se mantienen los permisos penitenciarios y las salidas por aplicación del artículo 100.2 del reglamento. No obstante, todos los ingresos de libertad o de permiso tendrán que permanecer en observación sanitaria en módulos separados del resto de internos.

Para calmar los ánimos entre la población reclusa, según una instrucción complementaria emitida este miércoles 11 de marzo, y revelada por OKDIARIO, a los presos se les permitirá realizar semanalmente 15 llamadas en lugar de las 10 que tenían autorizadas en condiciones normales. A aquellos internos que podían realizar 8 llamadas se les ampliará hasta 12. Es decir, un 50% más.

Hasta el momento hay dos casos confirmados de coronavirus dentro de las prisiones: una trabajadora del jardín de infancia de la cárcel de Aranjuez (Madrid) y un preso de Zaballa.

Lo último en España

Últimas noticias