Empresas

El Tribunal Supremo de Reino Unido rechaza que los conductores de Uber sean trabajadores autónomos

El Tribunal Supremo de Reino Unido rechaza que los conductores de Uber sean trabajadores autónomos
Uber

Duro golpe para la empresa de vehículos con conductor Uber. El Tribunal Supremo de Reino Unido, en una sentencia unánime, ha dejado claro que los conductores de la compañía no son trabajadores autónomos con contratos de servicio si no trabajadores por cuenta ajena, con derecho a salario mínimo o vacaciones pagadas, así como a acogerse a la legislación laboral.

«Se determinó con razón que los conductores eran empleados», concluye el Alto Tribunal, que ratifica así definitivamente las posiciones de los tribunales británicos, primero en 2016 y después por parte de la Corte de Apelaciones en 2018.

En su decisión, el Supremo británico considera que no existía una base fáctica para afirmar que Uber London actuase como agente de los conductores, sino que la plataforma contrata con los pasajeros y luego traslada los encargos a los conductores.

En este sentido, señala que cuando se reserva un viaje a través de la aplicación Uber, es la compañía quien establece la tarifa y los conductores no pueden cobrar más que dicha tarifa calculada por la aplicación, por lo que es Uber quien determina cuánto se les paga a los conductores por el trabajo que realizan, además de ser la firma quien impone los términos del contrato en los que los conductores realizan sus servicios sin que estos tengan voz.

Asimismo, subraya que Uber ejerce un control significativo sobre la forma en que los conductores prestan sus servicios, incluyendo el uso de un sistema de clasificación por el cual se pide a los pasajeros que califiquen al conductor.

De este modo, el Alto Tribunal concluye que el servicio de transporte realizado por los conductores y ofrecido a los pasajeros a través de la aplicación está estrictamente definido y controlado por Uber y los conductores se encuentran en una posición de subordinación y dependencia en relación con la empresa, añadiendo que, en la práctica, la única forma en que pueden aumentar sus ingresos es trabajando más horas y cumplir constantemente con las métricas de rendimiento de Uber.

Por otro lado, la Corte Suprema británica respalda la postura de los tribunales laborales en lo que respecta a la determinación del tiempo que los conductores pasan trabajando para Uber y que considera que no se limita a los periodos en los que transportan pasajeros, sino que incluiría cualquier periodo de tiempo en el que el conductor ha iniciado sesión en la aplicación dentro del territorio en el que cuenta con licencia para operar y estaba listo y dispuesto a aceptar viajes.

En su sentencia, el Supremo británico señala que en 2016, cuando se juzgó por primera vez el caso, se estimaba que unos 40.000 conductores de Uber operaban en Reino Unido, de los que alrededor de 30.000 lo hacían en el área de Londres.

Tras conocerse el fallo, Uber ha dicho que respeta la decisión de la justicia y que iniciará consultas con sus conductores en Reino Unido. «Respetamos la decisión del Tribunal, centrada en un reducido número de conductores que utilizaron la aplicación Uber en 2016. Desde entonces, hemos realizado cambios significativos en nuestro negocio, guiados por la opinión de los conductores. Entre ellos, darles aún más control sobre sus ingresos y ofrecerles nuevas protecciones, como un seguro gratuito en caso de enfermedad o lesión», decía Jamie Heywood, director general regional de Uber para el norte y el este de Europa. «Estamos comprometidos a hacer todavía más y realizaremos una consulta entre todos los conductores activos en todo el Reino Unido para entender los nuevos cambios que quieren ver”, añadía.

Licencia en Londres

El Tribunal de Magistrados de Westminster falló el pasado mes de septiembre a favor de la compañía de transportes Uber que mantenía un litigio con el regulador de transporte de la capital británica sobre su autorización para poder operar en Londres.

«A pesar de sus anteriores errores, considero que ahora Uber es una empresa apta y adecuada para tener una licencia de operador de vehículos de transporte con conductor en Londres», ha asegurado el juez Tanweer Ikram en su veredicto, emitido este lunes.

El regulador de transporte de la capital de Reino Unido, Transport for London (TfL) denegó en noviembre de 2019 la concesión a la filial de Uber en Londres de una nueva licencia como operador de este tipo de vehículos por los fallos detectados en la seguridad de los pasajeros. Uber ha podido seguir prestando servicio a los londinenses durante estos meses ya que el regulador permitió a la firma seguir operando mientras duraba el proceso de apelaciones.

Lo último en Economía

Últimas noticias