Narcis Serra se sentará en el banquillo por los sobresueldos de Catalunya Caixa

Narcis Serra
Narcis Serra fue presidente de Caixa Catalunya cinco años. (Foto: GETTY)

La Audiencia de Barcelona ha avalado la decisión del juez instructor de enviar a juicio a los ex directivos de Catalunya Caixa Narcís Serra y Adolf Todó por un delito de administración desleal, por los sobresueldos que cobraron mientras la entidad era sostenida con fondos públicos.

En un auto al que ha tenido acceso la agencia Efe, la sección 21ª de la Audiencia desestima los recursos que presentaron 11 de las defensas contra el auto en el que el juez instructor concluyó que de la investigación del caso se desprendían suficientes indicios para enviar a juicio a Serra y Todó.

Además de ambos directivos, la Audiencia ha acordado mantener imputados a una cuarentena de miembros del consejo de administración de la entidad que aprobaron las remuneraciones extras, también por un delito de administración desleal.

Intrusos en los ERE de la entidad

El pasado mes de octubre ya fue presentada una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por irreguñaridades en los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que aprobó la entidad en 2010, bajo la presidencia de Narcís Serra. Según el grupo de trabajadores que firmó la demanda, aquel ERE sirvió a la entidad para facilitar la salida de delegados sindicales y miembros de alta dirección que no reunían los requisitos para ser incluidos como falsos prejubilados, otorgándoles millonarias indemnizaciones.

El documento, al que tivo acceso OKDIARIO, apuntaba que 11 delegados sindicales de CCOO, UGT, SEC (el sindicato de ERC) y CSICA se colaron como intrusos en el ERE como falsos prejubilados. Además, les acompañaron, al menos, dos directivos de Catalunya Caixa.

Según los cálculos que figuran en la denuncia, los sindicalistas lograron salir con una indemnización conjunta de 4,62 millones de euros, lo que supone un pago medio de 420.000 euros por persona. En cuanto a los directivos, el montante global ronda los dos millones de euros, es decir, un millón por cabeza.

Y es que la actividad de Catalunya Caixa durante la presidencia de Serra, y antes de ser absorbida por BBVA, estuvo caracterizada por la mala praxis financiera. En concreto, la entidad se saltó todas las líneas rojas en la comercialización de sus productos, pues la caja de ahorros colocó participaciones preferentes a una señora que tenía 80 años con estudios primarios.

Este periódico ya avanzó que la entidad usaba las páginas amarillas para buscar víctimas, y que la dirección llamaba “gusanos” a los empleados que no vendían este producto a sus amigos y familiares. Posteriormente, la Audiencia Provincial de Barcelona anuló la colocación de preferentes a la citada octogenaria, que había invertido 54.000 euros en este producto destinado a inversores especializados por ser activos de alto riesgo.

Según el despacho de abogados Navas&Cusi, la afectada compró en 2009 las acciones preferentes y, posteriormente, tras ser rescatada la entidad por el FROB, “le obligaron a canjearlas por acciones” en 2013. La clienta vendió y obtuvo casi 18.000 euros, menos de la mitad de lo que había invertido.

Así, la sentencia indicó que “la cliente no recibió información adecuada sobre la naturaleza y riesgos del producto”. En concreto, señala que “no se ofreció orientación y advertencias sobre los riesgos asociados a tales instrumentos asociados”.

Lo último en Economía