OCU

El aviso de la OCU sobre el precio del aceite de oliva que lo va a cambiar todo

La OCU ha analizado cómo ha subido el precio del aceite

La OCU nos alerta de estas bebidas que son perjudiciales para la salud

Aceite de oliva.
Mujer sujeta botella de aceite en un supermercado.
Blanca Espada

El aceite de oliva no es solo un ingrediente básico en la cocina mediterránea; es también un elemento cultural, un pilar de la dieta y una expresión del paisaje agrario de regiones como España, Italia y Grecia. En los últimos tiempos, este oro líquido ha experimentado un alza notable en su precio, lo cual ha preocupado tanto a consumidores como a productores. Diversos factores, desde las condiciones climáticas adversas hasta las fluctuaciones del mercado global, han contribuido a esta situación volátil. Sin embargo, el panorama podría estar a punto de cambiar según las últimas advertencias de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Desde los últimos tres años, los precios del aceite de oliva han estado en una constante escalada, afectando a todas las marcas y supermercados, que no han tenido más remedio que repercutir estos incrementos en el consumidor final. Las marcas blancas, que generalmente ofrecen precios más bajos, tampoco han podido escapar de esta tendencia. Esto ha generado un alto nivel de preocupación entre los españoles, quienes ven cómo uno de sus productos esenciales se convierte cada vez más en un lujo difícil de alcanzar.

El aviso de la OCU sobre el precio del aceite de oliva

Ante este escenario, la OCU ha decidido pronunciarse. Con un estudio detallado, la organización ha señalado cuál ha sido la evolución de precios del aceite de oliva en los últimos años, y de este modo, ha desvelado un dato que resulta escalofriante: un incremento del 225% en el precio del aceite de oliva suave de marca blanca desde diciembre de 2020 hasta la actualidad, por lo que un litro nos costaba una media de 2,35 euros a finales de 2020 y actualmente estaría en torno a los 7,66 euros.

Este aumento ha sido aún más pronunciado en las variantes de mayor calidad como el aceite de oliva virgen extra.

Según los datos que aporta la OCU así es como han subido los distintos tipos de aceite:

  • El aceite de oliva virgen extra (AOVE) de marca propia, el aumento promedio ha sido del 7% en los primeros meses de este año, elevando el precio medio en los supermercados estudiados de 9,20 a 9,84 euros.
  • En el caso del AOVE de marca comercial, el precio medio ha experimentado un incremento del 23%, pasando de 12,67 a 15,33 euros.
  • Por otro lado, el aceite de oliva suave de marca propia ha registrado un aumento del 21% en el primer trimestre de 2024, con el precio medio por litro aumentando de 7,6 a 9,21 euros. Los incrementos más significativos de este producto (botella PET de 1 litro de aceite suave) se han dado en El Corte Inglés, Carrefour y Alcampo.

La OCU ha alertado que este fenómeno podría tener un impacto significativo en el consumo y la economía doméstica si no se toman medidas al respecto.

Impacto económico y alternativas emergentes

De hecho el incremento exponencial en el precio del aceite de oliva es algo que no sólo afecta a los consumidores directos, sino que también tiene un efecto dominó en toda la cadena de producción y distribución. Los restaurantes y empresas de alimentos que dependen de este producto para sus recetas están viendo cómo sus costos de producción se disparan, lo que a menudo resulta en aumentos de precios para el consumidor final. Ante esta situación, muchos están buscando alternativas más económicas, como los aceites de aguacate, linaza o coco, aunque estos no proporcionan el mismo sabor ni los mismos beneficios para la salud que el aceite de oliva.

¿Permanecerán estos precios en el futuro?

¿Pero qué va a pasar con esos precios? ¿Van a seguir subiendo? Según el informe de la OCU, para el primer trimestre de 2024, los especialistas anticipaban una escalada continuada en los precios, una predicción que, efectivamente, ya se ha materializado. De hecho, este incremento ha sido notable y como hemos visto, ha afectado diversas categorías de aceite de oliva.

Sin embargo, para la segunda mitad del año, se espera que los precios se mantengan estables hasta junio, seguido de una posible reducción si las condiciones climáticas, particularmente las lluvias, son favorables, situación que ya se ha presentado. Este cambio en el clima podría ser un factor clave para la evolución de los precios en los próximos meses.

De este modo, en el caso de que la cosecha actual resulte ser abundante como se espera, los productores podrían enfrentarse a almazaras repletas que necesitarán vaciar antes de la llegada de la nueva cosecha, lo cual podría acelerar la disminución de los precios. Además, la OCU nos recuerda también que todavía está pendiente la aprobación de una reducción del IVA para el aceite, que pasaría del 5% al 0%. Esta medida podría desencadenar una serie de descuentos adicionales que beneficiarían al consumidor. Sin embargo, el descuento en el IVA para los productos alimenticios finaliza el 30 de junio de este año, y el IVA podría volver al 10% en julio, lo que podría complicar la reducción de los precios y afectar la economía de muchos hogares.

Lo último en Economía

Últimas noticias