Embarazo

Relaciones sexuales durante el embarazo: la guía trimestre tras trimestre

Descubre si es posible mantener relaciones o tener sexo en el embarazo, en todos y cada uno de los trimestres. Con sus "pros" y sus "contras".

sexo en el embarazo
Cómo debe ser el sexo durante el embarazo

En caso de embarazo, no existe problema alguno en que la mujer tenga relaciones íntimas siempre y cuando no se encuentre en un embarazo de riesgo. ¿Pero cómo se deben experimentar esas relaciones?. Veamos cómo debe ser el sexo en el embarazo: la guía trimestre tras trimestre.

Relaciones sexuales en el primer trimestre

En el primer trimestre, la acción de las hormonas puede afectar negativamente el deseo: las náuseas y el cansancio pueden ser algo frecuente y es posible que la futura madre no quiera tener relaciones sexuales durante las primeras semanas. En algunos casos, incluso, el aumento de las hormonas femeninas y especialmente la progesterona provoca que se colapse la libido.

No es una contradicción: tanto en mujeres como en hombres, la testosterona estimula el deseo., que es una hormona masculina, pero presente, en diferentes cantidades, en ambos sexos. Y durante el embarazo, se reduce a niveles mínimos. Sin embargo, el pico de progesterona no siempre reduce la libido. Porque también actúa en el otro lado: hace que el área genital esté más lubricada y, por lo tanto, más sensible. Esta hormona, de hecho, aumenta el suministro de sangre en todos los tejidos.

En particular, el llamado «punto G» se vuelve aún más receptivo a la estimulación, un área dentro de la vagina rica en terminaciones y conocida por ser una fuente, incluso en condiciones normales, de un profundo placer. Por lo general, sin embargo, en los primeros tres meses, la futura madre muestra cierta renuencia a mantener relaciones, pero no solo por los molestos trastornos mencionados anteriormente, sino también por el temor de que, en esta fase tan delicada, tener relaciones sexuales pueda poner en peligro el resultado del embarazo.

sexo en el embarazo

Relaciones sexuales en el segundo trimestre

Después de los primeros tres meses, el deseo casi siempre vuelve a sentirse. Muchas mujeres se sienten más hermosas, incluso físicamente: los senos son exuberantes, la piel suave y el cabello se ve brillante. Quienes viven la espera como si hubieran alcanzado el clímax de la feminidad experimentan una gran energía vital, que les lleva a exhibir el vientre, a sentirse importantes, casi omnipotentes por su capacidad creativa. Hay un cierto narcisismo saludable en este comportamiento y si la mujer logra escuchar y disfrutar su libido, la sexualidad puede ser muy satisfactoria .

Es importante también que la pareja continúe expresando su deseo, considerando a su pareja como una mujer atractiva como y más que antes. Esto infunde una gran sensación de seguridad y fortalece a la pareja, especialmente en vista del «después», cuando encontrar momentos de intimidad será más difícil. En esta etapa, si existen resistencias a tener relaciones sexuales durante el embarazo, son principalmente psicológicas.

Un temor generalizado es que las contracciones que se sienten durante y después del orgasmo pueden crear problemas. Por lo general, son de corta duración y causan un ligero endurecimiento del útero, pero pasa en unos pocos minutos. Solo si se intensifican o son muy molestas, es mejor contactar a su ginecólogo.

La disminución del deseo también puede deberse a prejuicios reales. Los más comunes se refieren al miedo de «lastimar al bebé en el vientre». En realidad, el bebé está envuelto en el saco amniótico, contenido, a su vez, en el útero bien protegido. 

Relaciones sexuales en el tercer trimestre

En el tercer trimestre, el tamaño de la protuberancia del bebé, la mayor fatiga, la preocupación, más o menos consciente, del parto y lo que sucederá cuando llegue el bebé, pueden frenar el deseo de tener relaciones sexuales durante el embarazo. Pero esa no es la norma.

En esta fase, la mujer generalmente busca más ternura, escucha y comprensión de la pareja. Por otro lado, es posible que debido a la barriga, la mujer se sienta menos atractiva y por ello también pierda cierto deseo, pero lo cierto es que son muchos los hombres que consideran muy sexy el mantener relaciones incluso en la última fase de embarazo.

Las verdaderas contraindicaciones para el sexo durante el embarazo

La abstinencia de las relaciones sexuales durante el embarazo debe respetarse en caso de:

  • Amenaza de aborto o parto prematuro: Sin embargo, no se dice que una vez superado el problema, la abstinencia deba continuar. En este caso, siempre debe buscar el consejo de su ginecólogo;
  • Hipercontractilidad del útero: tratada con medicamentos para relajar la pared uterina;
  • Placenta previa , es decir, implantada en la parte inferior del útero, hasta cubrir parcial o totalmente el cuello y, por lo tanto, con mayor riesgo de desprendimiento;
  • Dilatación prematura del cuello uterino con respecto a la fecha de parto;
  • Ruptura prematura del saco amniótico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias