Prevención de incendios forestales: una batalla de 365 días al año

Incendios
Una brigada extendiendo un incendio en un monte.

El verano está a la vuelta de la esquina. Y con él, volverá el peligro acechante de los incendios forestales. Para prevenir estas desgracias, que acaban con ecosistemas enteros cada año, las Brigadas de Labores Preventivas realizan durante todo el año labores de limpieza y cuidado de los montes, tarea que se intensifica durante los meses estivales.

Su trabajo consiste en la reducción y control de ‘combustibles forestales’: para los no entendidos, todo la vegetación susceptible de arder. Para ello son clave la creación de cortafuegos. Esas zonas desnudas de vegetación que se pueden ver desde las carreteras con casi 30 metros de anchura que evitan que un fuego se propague.

¿Qué pasa cuando el incendio ya ha ganado terreno? Es entonces cuando entran en acción las Brigadas contra la Lucha de Incendios Forestales. Unidades entrenadas específicamente para combatir a los peligrosos, y traicioneros, grandes incendios forestales. Estas valientes brigadas se encuentran repartidas por toda la geografía española.

Nadie duda de la valentía de estos héroes a la hora de enfrentarse al fuego. Pero ¿cómo se protegen ellos de las adversidades originadas en el ‘campo de batalla’? El personal de las brigadas utiliza en el desarrollo de sus labores diversas herramientas consideradas peligrosas, como motosierras o desbrozadoras. Además trabajan en terrenos sinuosos y, en la mayorías de ocasiones, bajo una climatología adversa.

La protección de las extremidades es fundamental durante su trabajo: la mayoría de accidentes tienen que ver con lesiones en manos y pies. Calzados Robusta ha logrado crear unas botas que protegen el pie en dichas ocasiones. Son botas de caña media-alta para evitar torceduras. La suela es de caucho nitrilo para resistir altas temperaturas. El taco es profundo para que no se produzcan resbalamientos en laderas y los cordones son ignífugos. La piel de estas botas también lleva un tratamiento ingnífugo. Tienen una puntera de protección de impactos y llevan incorporadas un tejido que frena la cadena de la motosierra, evitando un accidente seguro. Y no menos importante: son ligeras para poder trabajar cómodamente.

No son solo los efectivos forestales quienes utilizan este tipo de calzado. Son muchas las personas que bien por su trabajo o hobbie y que manejan herramientas de corte llevan esta protección. Calzados Robusta, además de ser el calzado perfecto para aquellos que nos protegen del fuego, también viste y protege los pies de todas aquellas personas que se enfrentan a adversidades similares a las de las brigadas contra incendios forestales y que quieren estar tan protegidos como ellos.

Últimas noticias