Guisos y Potajes

Callos madrileños caseros

Callos madrileños caseros
Callos-madrileños-caseros1
0 Comentar

Si hay un plato típico de Madrid, con permiso del cocido, ese son los callos madrileños. Y es que no hay sitio que no sirva esta tradicional elaboración que, o encanta o no puedes ni mirar.

La verdad es que no vamos a entrar en detalles acerca de este plato y su composición, porque como os decíamos en nuestra otra entrada acerca de la casquería, su resultado no tiene nada que ver con su descripción, y ya sabéis que a veces nuestra mente es más poderosa que nuestro estómago.

Solo os diremos que se trata de uno de los platos más ricos y sorprendentes que hemos probado y, os recomendamos que lo probéis olvidando todo tipo de idea preconcebida que podáis tener.

Preparaos un buen vasito de vino tinto, una crujiente barra de pan y, junto a estos callos caseros tendréis una de las mejores comidas.

¿Os animáis? Pues vamos con esta receta de callos madrileños caseros.

Ingredientes:

  • 3 kilos de callos
  • 30 bolas de pimienta negra
  • 6 dientes de ajo sin pelar
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • 3 hojas de laurel
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharadita de café de pimentón
  • ½ vaso de aceite de oliva
  • 4 guindillas
  • 1 chorizo
  • 1 morcilla

Elaboración:

Callos-madrileños-caseros2

Comenzaremos lavando bien los callos con agua fría. Bastará con ponerlos debajo del grifo, escurrirlos y repetir este proceso un par de veces más.

Cortamos la cebolla en cuatro cuartos y reservamos.

Ponemos los callos en la olla exprés junto con las hojas de laurel, las bolas de pimienta, la cebolla, los ajos (sin pelar), la sal y el vino. Cubrimos con agua y dejamos que se cocinen durante unos 50 minutos. Recomendación: Procurad no echar demasiada sal para que no nos quede un resultado con un sabor muy fuerte.

A falta de unos 10 minutos para que terminen de hacerse, pondremos el aceite de oliva en una sartén a fuego medio y, cuando ésta esté caliente, agregaremos el pimentón, removeremos y retiraremos rápidamente para que no se nos queme. Reservamos.

Una vez tengamos los callos, los colaremos dejando que escurran bien y reservaremos algo del caldo en que se han cocinado para usarlo posteriormente. Desecharemos el resto de ingredientes (la cebolla, el laurel, la pimienta y los ajos) y volveremos a echar los callos a la olla.

Añadiremos el contenido de la sartén (aceite y pimentón), removeremos con una cuchara de madera y, agregaremos el caldo que teníamos colado y limpio (esta vez no tendrá que cubrir, bastará con echar la mitad).

Incorporamos las guindillas. Recomendación: Si no os gusta demasiado el picante podéis echar tan solo un par de ellas, apenas le darán sabor y no os resultarán tan fuertes. Si por el contrario os encanta, siempre podréis añadir alguna más o machacar éstas en un mortero y agregarlas.

Callos-madrileños-caseros3

Cortamos en trozos el chorizo y la morcilla.

Por último, los echamos a la olla y dejamos que cueza todo durante unos 15 minutos a fuego bajo y sin tapa.

Transcurrido ese tiempo ya tendremos listos estos deliciosos callos madrileños caseros.

Sugerencia: Los callos están aún mejor si los dejamos reposar de un día para otro, pero si no podéis resistiros y deseáis comerlos cuanto antes, bastará con que los dejéis entre 2-4 horas.

Imagen: Tamorlan

Resumen
recipe image
Receta
Callos madrileños caseros
Fecha
Valoración
21star1stargraygraygray Based on 3 Review(s)

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas