Cócteles y bebidas

Vino blanco: Tipología y maridaje

Vino blanco, Caldos de la tierra
Vino blanco Tipología y maridaje
0 Comentar

El vino blanco se caracteriza por su frescura y ligereza. Dejan un regusto muy suave en el paladar y son mucho más livianos de cata. Existen multitud de variedades que dependen en gran medida de su fermentación, y por supuesto, de la uva empleada. Dependiendo de su sabor y aroma, podemos maridarlo con diferentes platos. Y aunque tradicionalmente han estado ligados a los aperitivos, pescados y mariscos, no debemos descartarlos con ciertas carnes. Pueden consumirse a lo largo del año, pero son irresistibles durante el verano por lo refrescantes que entran en boca.

El vino blanco se hace con dos tipos de uva: tanto blancas como tintas. Sólo que para emplear éstas hay que separar el mosto del hollejo par a que no le dé color. Son habituales el albariño, verdejo, garnacha blanca, godello y xarel. No suelen ser añejos. En España son muy apreciados los de las Rías Baixas o los verdejos de Rueda. También son prolijos los de Cataluña o los andaluces de Huelva y Cádiz.

Aunque generalmente las uvas blancas son de menor calidad y mayor acidez las hay muy buenas como Chardonnay o Sauvignon, ambas de origen francés. La primera, más afrutada sirve para hacer todo tipo de vinos mientras que la segunda, más aromática, se emplea sobre todo en jóvenes y en el cava. La Chenin Blanc es más dulzona y produce vinos con mucho cuerpo y la Sémillon también dulzona produce caldos más secos. Entre las españolas destacan las uvas Verdejo; y de las alemanas, la Riesling con una acidez muy equilibrada que también ofrece sabores frutales.

De hecho, dentro de todos los matices que puede ofrecer el vino blanco, uno de ellos es su gusto afrutado así como un peculiar punto de acidez. Cualquiera puede acompañarnos en un almuerzo o cena, aunque puestos a ser precisos, para los entrantes nos quedaríamos los Auxerrois. El Chardonnay marida muy bien con el pescado y con carnes blancas como pueden ser las aves o el conejo. Para Chenin Blanc reservamos platos picantes y el marisco mientras que la Sémillion la dejamos para pescados plancha y pasta. La Sauvignon se adapta a cualquier comida.

El vino blanco compuesto principalmente por Verdejo o Albariño marida al a perfección con los maricos, arroces con pescado, pulpo o mejillones por citar algunos productos de mar. Para postre, hay moscateles blancos espumosos que pondrán el broche de oro a cualquier comida.

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas