Iceta desnuda a Sánchez

Dice el sabio refranero español que “la mentira dura hasta que la verdad florece”. Y, en el caso del asunto catalán, no hay como una buena dosis de confianza alentada por las encuestas para que las verdaderas intenciones del ‘sanchismo’ florezcan ante la opinión pública. Ayer el secretario general del PSC, Miquel Iceta, hizo una aportación notable al programa político del socialismo español para los próximos años: un referéndum en Cataluña.

Mientras Pedro Sánchez -como el novio de una boda india envuelto en lo que para él son sólo kilómetros de tela rojigualda y azul europeo- alentaba sin escrúpulos la próxima crisis económica, Iceta se descolgaba poniendo un porcentaje a la independencia. Para el máximo responsable del socialismo catalán, "si el 65% de los catalanes quiere la independencia, la democracia deberá encontrar un mecanismo para encauzar eso" y, en ese sentido, considera que el independentismo debería esperar entre “10 a 15 años”.

Se puede decir más alto, pero no más claro. Algunos ya han intentado restar importancia a estas declaraciones. La propia vicepresidenta Calvo, la del relator, se ha apresurado a zanjar el asunto asegurando que Iceta es un “socialista anti independentismo” y que, por tanto, “no hay tema”. Un concepto argumental similar al de la infalibilidad papal.

La única verdad es que el PSC ha sido siempre parte del problema en Cataluña. Recordemos cuando convocaban manifestaciones contra las decisiones del Tribunal Constitucional; cuando en 2013 los diputados del PSC votaron a favor de una resolución de CIU sobre el derecho a decidir; cuando hoy apuestan por un cordón sanitario sobre Vox, pero gobiernan en decenas de municipios con la extrema derecha golpista y supremacista entregada a la teoría del “bache en el ADN”; recordemos también cuando al propio Iceta admitió que pediría el indulto para los golpistas; o cuando se quejaba amargamente porque “la prisión preventiva está durando demasiado”. Lo cierto es que Iceta y Sánchez son la misma cosa. Un tándem que, si con tan solo 84 diputados ha hecho un daño irreparable al constitucionalismo, no me puedo imaginar lo que harán si logran, como dicen las encuestas, el 30 por ciento de los votos.

Últimas noticias