Gatos

Un estudio demuestra que los gatos conocen el nombre de sus dueños

Gatos nombre dueños
Gato

Un equipo de científicos de la Universidad de Kyoto han llevado a cabo un estudio para averiguar si los gatos conocen el nombre de sus dueños, y los resultados han sido sorprendentes. En el estudio participaron 48 gatos, de los cuales 29 vivían en un café y 19 eran mascotas domésticas.

Los expertos les mostraron una foto de un gato con el que convivían. Al mismo tiempo, un extraño decía el nombre del gato y otro nombre que no tenía ninguna relación. Se rastreó la respuesta de los animales para comprobar si el nombre que no tenía ninguna relación les confundía y, si lo hacía, si miraban la fotografía durante más tiempo.

“Los gatos domésticos prestaron atención al monitor durante más tiempo cuando se les dio el nombre equivocado, lo que indica un ‘efecto de violación de la expectativa’”, explican los investigadores del estudio, publicado en la revista ‘Scientific Reports’.

En la segunda etapa del estudio participaron 26 gatos recién adoptados, a los que se les mostró una foto de sus dueños. “Este estudio proporciona evidencia de que los gatos vinculan el nombre de un compañero y la cara correspondiente sin un entrenamiento explícito”, señalan los científicos.

La conexión que mostraron los gatos con otros gatos que conviven con ellos fue más fuerte que la que mostraron por sus dueños. Aún así, los investigadores consideran que los gatos sí pueden aprenderse el nombre de sus dueños.

Hay varios factores que influyen de alguna manera en la probabilidad de que los gatos recuerden el nombre de los humanos, como por ejemplo el tamaño de la familia o el tiempo que hayan convivido con ella.

“Nuestra interpretación es que los gatos que viven con más personas tienen más oportunidades de escuchar nombres que los gatos que viven con menos personas, y que vivir con una familia durante más tiempo aumenta esta experiencia. En resumen, los gatos domésticos coincidían al menos con los nombres y rostros de sus gatos de compañía, y posiblemente con los nombres de los miembros de su familia humana”, indican.

Se trata de la primera evidencia científica que existe de que los gatos domésticos son capaces de relacionar las expresiones humanas a través de situaciones rutinarias. Aunque los expertos consideran que los gatos pueden aprenderse los nombres de sus dueños, todavía no saben cómo lo hacen.

Una posible hipótesis es la de la competencia cuando conviven varios gatos en una misma casa. Cuando el dueño dice su nombre, pueden recibir comida, pero no cuando dicen el nombre de otro gato.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias