Limpieza

Cómo limpiar un sofá con remedios caseros

Una mancha puede estropear un sofá para siempre si no se sabe limpiar

limpiar un sofá
Una mancha puede estropear un sofá para siempre si no se sabe limpiar

La limpieza es imprescindible en el hogar, en cualquier elemento, en cualquier superficie, para poder tenerlo todo impecable e higiénico en todo momento. Si quieres saber cómo limpiar un sofá, sigue leyendo y te damos unos cuantos remedios caseros para poder hacerlo con éxito.

Los remedios caseros son excelentes para temas de limpieza, higiene y belleza, ya que realmente hay muchos que son muy efectivos y merece la pena probarlos. Con productos que tienes por casa podrás conseguir resultados que en muchos casos nada tiene que envidiar a cualquier producto que puedas encontrar a la venta.

Remedios caseros para limpiar un sofá

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato es uno de los productos más utilizados en remedios caseros, ya que sus propiedades hacen que sea perfecto para casi todo lo relacionado con la limpieza, sea lo que sea. Disuelve 2-3 cucharadas en un litro de agua caliente, remueve bien y aplica directamente sobre las manchas. Deja que actúe 10 minutos y frota con un cepillo para después aclarar con abundante agua.

Sal

La sal es otro ingrediente muy útil en trucos caseros, y en este caso debes mezclarla con un poco de zumo de limón y aplicar la pasta sobre la mancha, frotando para eliminarla.

Agua oxigenada

También conocida como peróxido de hidrógeno, el agua oxigenada es muy útil especialmente para eliminar manchas de sangre y de sudor. Diluye una pequeña cantidad en agua y aplica, debe ser muy poco ya que es un producto que puede ser agresivo en algunos tejidos. Lo mejor es probar en una parte no visible del sofá a ver si se estropea o no, si no lo hace, frota la mancha y aclara con agua.

Cómo limpiar sofás de piel

Aunque la mayoría de los sofás suelen ser de tela, otro de los materiales más utilizados para este mueble es la piel, y debes tener especial cuidado al limpiarlo para no estropearlo. Si tu sofá es de piel, sigue estos pasos para limpiarlo de forma segura:

  1. Empieza quitando el polvo de todo el sofá, no únicamente de la parte sucia sino de toda la superficie, así evitas que se acumule. Esto, de hecho, es algo que deberías hacer todas las semanas para mantener el sofá siempre limpio.
  2. Humedece un paño en una mezcla de agua destilada y jabón neutro, que no chorree, y frota con suavidad en la zona manchada. Realiza movimientos circulares y con cuidado para no dañar la piel.
  3. Cuando ya esté limpio, pasa un trapo humedecido únicamente en agua fría, para así quitar la suciedad que se haya desprendido en el paso anterior.
  4. Por último, pasa un paño limpio y seco… ¡quedará reluciente!

Este proceso de limpieza es perfecto también para mantener la piel del sofá limpia siempre, no solo cuando se ensucia.

En el caso de que la mancha sea difícil, puedes seguir este procedimiento:

  1. Mezcla en un recipiente agua con detergente neutro y un buen chorro de un limpiador que tenga aceite de pino entre sus componentes.
  2. Empapa una esponja en la espuma del jabón y frota en la mancha, con cuidado de que la esponja no chorree.
  3. Pasa ahora un cepillo de cerdas suaves, con delicadeza y sin frotar muy fuerte para no arriesgarte a dañar la piel del sofá.
  4. Aclara con un paño humedecido en agua y un poco del limpiador de pino.
  5. Por último, pasa un paño limpio y seco para eliminar cualquier resto.

Remedios caseros para limpiar sofás de piel

  • Crema: resulta curioso, pero una crema hidratante o limpiadora, de las que te aplicas en la piel, puede ser muy beneficiosa para un sofá de este tipo. Aplícala un par de veces al año y, además de limpiar, verás que nutre la piel y la deja reluciente.
  • Toallitas: las toallitas húmedas de bebé son especiales para pieles delicadas, y la del sofá lo es. Pásala por el sofá y verás que queda limpio fácilmente, son totalmente seguras ya que no contienen ningún componente.
  • Cerveza: pasa un paño humedecido en cerveza, es eficaz incluso con las manchas más rebeldes. Después, pasa siempre un paño humedecido en agua para eliminar los restos de cerveza.
  • Cítricos: frota una cáscara de limón o naranja la piel manchada, quedará limpio gracias a los aceites esenciales que contienen estos cítricos.
  • Clara de huevo: bate una clara de huevo hasta que esté a punto de nieve y frota la mancha con un paño humedecido en ella. Si no es una mancha muy difícil, en unas cuantas pasadas desaparecerá.

Lo último en How To

Últimas noticias