Psicología

Cómo gestionar la incertidumbre

Gestionar la incertidumbre es una capacidad muy necesaria en los tiempos que vivimos. En una sociedad donde nada es estable, todo se mueve y cambia en cuestión de segundos,

Gestionar la incertidumbre
Pasos para gestionar la incertidumbre

Gestionar la incertidumbre es una capacidad muy necesaria en los tiempos que vivimos. En una sociedad donde nada es estable, todo se mueve y cambia en cuestión de segundos, vivir pensando en un futuro que no podemos controlar puede llegar a ser terrible. Para intentar lidiar con este sentimiento de incertidumbre que puede generar infinidad de pensamientos cada vez más recurrentes, nada mejor que unos consejos básicos. Toma nota de cada uno de estos pasos para poder gestionar correctamente la incertidumbre, solo de esta manera conseguirás vencerla para siempre o evitar que te siga afectando.

Pasos para gestionar la incertidumbre

  1. Para gestionar correctamente la incertidumbre el primer paso es analizar el motivo por el cuál aparece. Saber qué es lo que nos preocupa y genera esa sensación en nuestro día a día. Cuando la hemos identificado nos debemos preguntar si depende de nosotros esa situación. La mayoría de las veces la incertidumbre aparece cuando tenemos la sensación de que no controlamos un hecho, si realmente no depende de nosotros no debe preocuparnos.
  2. Una de las técnicas que suele funcionar especialmente es ver la situación desde otra perspectiva. Realmente lo que nos preocupa en este momento puede ser una pequeña parte o nada de lo que lo hará en unos años, todo es transitorio, incluida la incerteza que nos genera el futuro más inmediato.Cómo gestionar la incertidumbre
  3. Todo lo que dependa de nosotros debe estar controlado. Vamos a prepararnos para cualquier situación. Si podemos hacer una pequeña lista de lo qué haríamos en determinadas situaciones nos ayudará a evitar sentirnos perdidos. Si tenemos muy clara cada una de las actuaciones que realizaremos no nos creará tanta incerteza, sabremos cómo reaccionar a tiempo.
  4. Lo que llega a nuestra vida es siempre por un motivo en concreto, es bueno que agradezcamos cada una de estas novedades. No veremos los cambios como hechos traumáticos, sino como formas de transformación totalmente necesarias.
  5. Vivir el presente es la mejor forma de combatir la incertidumbre. En demasiadas ocasiones nos movemos a gran velocidad directamente a un futuro que ni siquiera conocemos. Para evitar adelantarnos al tiempo y sacar conclusiones totalmente precipitadas vamos a pensar en presente. Todo lo que salga del tiempo presente no debe preocuparnos, puede pasar o no, dependerá de muchos factores, algunos de los cuales no podemos controlarlos fácilmente.

Con estos pasos vamos a ser capaces de gestionar la incertidumbre y empezar a generar las mejores sensaciones posibles a través de un control total de esta sensación.

Lo último en How To

Últimas noticias