Crisis del coronavirus

Sánchez diseña en pleno rebrote un plan de «priorización de pacientes» en los hospitales

Sanidad prevé un esquema para que sean los mismos los centros, dependiendo de la saturación que tengan de casos de Covid-19, los que expulsen a los que no sean "pacientes preferentes"

rebrote covid
Enfermo de covid-19 en la UCI de un hospital. (Europa Press)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha diseñado, en pleno inicio de los rebrotes de COVID-19, un plan de «priorización de pacientes» en los hospitales. Esta vez no comete el error mediático de dejar constancia, como sí hizo en otro documento técnico el 5 de marzo, de pautas para expulsar de los cuidados sanitarios a las personas con menores esperanzas de vida.

Ahora lo hace de forma más camuflada: diseña todo un esquema para que los hospitales, dependiendo de la saturación que tengan de casos de COVID-19, sean ellos mismos los que expulsen a los que no sean «pacientes preferentes».

Se trata de un nuevo documento técnico del Ministerio de Sanidad. La fecha es de este pasado viernes 26 de junio. El informe se titula ‘Recomendaciones de seguridad del paciente y profesionales en procedimientos intervencionistas en la fase de transición de la pandemia COVID-19’. Y la consigna general se basa en que, a mayor ocupación del centro por un rebrote de COVID-19, habrá pacientes que tendrán que ver atrasadas sus intervenciones.

El documento, de este modo, prioriza unos enfermos frente a otros, dependiendo del daño que pueda realizar a su salud un retraso en la intervención. De ese modo se define el concepto de «paciente preferente».

Pero, en última instancia, tendrán que ser los sanitarios los que decidan a quién le produce más daño el retraso de la intervención.

En función de la ocupación de recursos

El punto clave es el cuarto, donde se establece la «priorización de pacientes en función de la ocupación de recursos». Allí se señala que, «asumiendo que un potencial rebrote de la pandemia pudiera producir de nuevo una disrupción de los procesos habituales electivos con una duración estimada de 12 semanas, proponemos el seguimiento de las recomendaciones de priorización elaboradas por las diferentes sociedades científicas en función del marco general de ocupación de recursos recogidos en la adaptación de la Tabla Dinámica de Escenarios de Alerta de la AEC de la siguiente forma».

rebrote covid
Documento técnico del Ministerio de Sanidad sobre priorización de pacientes de 26 de junio.

Esa forma afecta a cinco escenarios de ocupación de los hospitales por el rebrote, según establece el documento técnico del Ministerio de Sanidad:
– Escenario de alerta I (ocupación de los recursos hospitalarios por COVID-19 menores del 5%): actividad normal.
– Escenario de alerta II (ocupación de los recursos hospitalarios por COVID-19 entre el 5% y el 25%): pacientes preferentes cuyo pronóstico permita el retraso del procedimiento.
– Escenario de alerta III (ocupación de los recursos hospitalarios por COVID-19 entre el 55% y el 50%): sólo pacientes urgentes y preferentes cuyo pronóstico o calidad de vida empeore significativamente por un retraso de tres meses del procedimiento intervencionista.
– Escenario de alerta IV (ocupación de los recursos hospitalarios por COVID-19 entre el 50% y el 75%): sólo pacientes que requieran procedimientos urgentes.
– Escenario de alerta V (ocupación de los recursos hospitalarios por COVID-19 mayor del 75%): sólo urgencias vitales o de pérdida de órgano o miembro.

Según el propio Gobierno, esta situación de saturación hospitalaria no iba a darse de nuevo gracias a la dotación de un paquete de 16.000 millones de euros destinado a las comunidades autónomas que iba a permitir reforzar la Sanidad y evitar, por lo tanto, la selección de pacientes preferentes.

Esperanza de vida y edad

El documento no selecciona por esperanzas de vida ni por edad. Pero sí establece un sistema de priorización que, en última instancia, forzará a que sean los sanitarios los que tengan que priorizar pacientes dependiendo de la magnitud del rebrote.

Todo esto ocurre en un contexto en el que, tras la primera ola de coronavirus, España se sigue enfrentando a la pandemia con el avance de un segundo rebrote generalizado de COVID-19. Actualmente hay más de una veintena de brotes activos en España y los rastreadores de Sanidad se esfuerzan para que esos focos estén lo más acotados posibles.

Es decir, que los contagios no se extiendan más allá del localizado. Con cuatro comarcas aragonesas que han retrocedido a la fase 2 de la desescalada, los brotes que acaparan la atención del Centro de Coordinación de Alertas, con Fernando Simón al frente, son los de Huesca, Málaga y Cantabria.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, detalló ya el pasado miércoles el ‘Plan de preparación y respuesta frente a una segunda oleada de COVID-19’ de cara a la segunda ola de contagios que, todos los expertos coinciden, llegará tarde o temprano. La base de dicho plan es establecer tres niveles de riesgo, bajo, medio o alto. Aunque todavía no se conocen los criterios exactos para discernir entre los brotes leves y los graves.

Residencias de ancianos

Las residencias de ancianos, que fueron duramente golpeadas por el virus durante la primera ola de la pandemia, continúan siendo el principal foco de contagio y de expansión del coronavirus. Fernando Simón ha explicado, ya que «en residencias, con un único caso ya se está considerando brote. Y no tiene por qué ser un caso sintomático».

En otros entornos hace falta al menos una cadena identificada de tres contagios para activar el protocolo de alerta. Desde Sanidad se refieren a este plan como una «sobrerreacción» a propósito para no repetir «lo que se vivió hace unos meses».

El Ministerio de Sanidad ha detectado en las últimas semanas cerca de 40 rebrotes de COVID-19, aunque de riesgo son alrededor de una veintena y que «de verdad» le preocupen sólo dos, el rebrote que afecta ya a 250 personas en cuatro comarcas de Aragón y a 89 en un centro de acogida de Málaga.

Lo último en España

Últimas noticias