Crisis del coronavirus

El padre de Echenique es un ‘cayetano’ que juega a lo que él llama «deporte de pijos»: el golf

El padre de Pablo Echenique jugando al golf.
El padre de Pablo Echenique jugando al golf.

El portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha arremetido estos días contra las personas que protestan contra el Gobierno en el Barrio de Salamanca de Madrid, refiriéndose a ellos como los «Cayetanos» de «la clase alta», y retratándolos con el estereotipo de los palos de golf.

Echenique se ‘olvida’ con sus afirmaciones de que su padre, Enrique Fermín Echenique, es socio del elitista Real Club de Golf La Peñaza (Zaragoza), que constituye un punto de encuentro de la alta sociedad de la ciudad.

Según publica la revista ‘Golflick’, el padre de Echenique es un gran aficionado a este deporte y participa habitualmente junto a su actual pareja, María Frago Burguete, en los principales torneos que organiza el club. Como jugador tiene un handicap 24,9, como se puede comprobar en la web de la Real Federación Española de Golf.

«Por muy ridículas que sean las ‘manifestaciones’ de la clase alta, golpeando señales de tráfico con palos de golf y cucharas de plata, la cosa es seria. Una minoría privilegiada no puede saltarse las normas y ponernos en peligro a todos. Las autoridades deben actuar», escribió Echenique en Twitter, en un intento clasista de criticar a los manifestantes.

padre echenique golf
La Real Federación Española de Golf certifica que el padre de Echenique tiene un handicap 24,9.

El portavoz de Podemos en el Congreso nació en Rosario (Argentina) en 1978, aunque a principios de los años 90 (cuando él contaba 13 años) se instaló en Zaragoza con su familia. Su padre, Enrique Fermín Echenique Grande, tiene 68 años y es economista y asesor fiscal. Tras separarse de Irma Robba Panozzo (madre del líder de Podemos), actualmente reside en Zaragoza con su actual pareja, con la que comparte varias empresas.

En estos días, el dirigente de Podemos ha arremetido incesantemente contra los manifestantes, descalificándolos por el simple hecho de residir en uno de los considerados barrios de renta alta de Madrid.

«Todo el mundo sabe que si la manifestación, por llamarse de alguna manera, que vimos ayer se hubiera producido en un barrio popular obrero, en estos momentos toda esa gente estaría siendo identificada y multada. Quiero desde aquí pedir a Almeida que rectifique y que las autoridades actúen», señaló en otro momento, refiriéndose al regidor como «alcalde de los ricos».

Obsesionado con los «pijos»

Podemos intenta descalificar las movilizaciones de la calle Núñez de Balboa atribuyéndolas a «pijos» y «Cayetanos» del barrio de Salamanca (en el que Echenique residía hasta hace pocos meses) que defienden sus privilegios. En realidad los vecinos de Núñez de Balboa reclaman «libertad», la que el Gobierno ha arrebatado a los ciudadanos durante el estado de alarma que Pedro Sánchez quiere prorrogar ahora en un mes más.

Y lo cierto es que este movimiento de protestas ciudadanas contra la cadena de errores cometida por el Gobierno al gestionar la crisis del coronavirus se está extendiendo ya a otros barrios y poblaciones de Madrid (como Chamartín y Aravaca) y a otras ciudades españolas como Oviedo y Santander.

La obsesión de Echenique con los «pijos», para descalificar a quienes critican a su partido, es evidente. Recientemente, atacó también el «centralismo madrileño autoritario» que «tiene mucho de clasismo pijo urbano».

 

Lo último en España

Últimas noticias