Miles de personas se manifiestan entre Hendaya e Irún contra la cumbre del G-7

Vídeo: Enrique Falcón
  • Joan Guirado | Enviado especial a Hendaya

La presencia de los principales líderes mundiales en Biarritz (Francia) ha provocado que miles de personas salgan a la calle a escasos 30 kilómetros de donde se celebra la cumbre anual del G-7. Convocados por varias plataformas de la izquierda radical y antisistema, personas llegadas desde todo el mundo, en especial de Francia, País Vasco y Cataluña, participan en las protestas que se celebran entre el municipio francés de Hendaya y el español de Irún, justo en la frontera.

La mayoría de las manifestantes han participado, a lo largo de la semana, en varias charlas y talleres organizados con motivo de la contracumbre en el recinto ferial de Irún. Actos culturales y formativos que han contado con la presencia de importantes dirigentes políticos como Juan López de Uralde de Equo-Podemos, Arnaldo Otegi de EH Bildu, Marta Rovira de Esquerra Republicana o el hijo del etarra Josu Ternera.

Más de 20.000 agentes de las policías española y francesa se han desplegado a lo largo y ancho de la frontera vasco francesa para garantizar la seguridad tanto de la cumbre como de las manifestaciones, ya que además de los manifestantes habituales que año tras año se apuntan a estas marchas, sea en el país que sea, las fuerzas de seguridad temen que varios grupos de radicales incontrolados aprovechen la gran afluencia de gente para provocar disturbios.

Anoche, a última hora, 17 personas fueron detenidas en el campamento de la contracumbre de Urruña después de varios enfrentamientos con los agentes de la policia francesa. Tras el lanzamiento de objetos por parte de los acampados a los agentes, estos respondieron con disparos al aire. Por la tarde, en este mismo municipio, los antisistema intentaron cortar hasta en dos ocasiones la autopista con el uso de la fuerza lanzando piedras contra los autobuses y colocando ruedas de gran tamaño en medio la calzada.

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .