Según datos de Eurostat

España es el país de la UE con menos recursos públicos para la familia: sólo destina el 0,7% del PIB

aprenden los niños sordos a leer
Una niña con su madre dibujando.

Medidas para fomentar la conciliación, el cuidado de los hijos y el fomento de la natalidad se colarán en la campaña electoral para el 28-A. Pero los datos son tozudos y muestran el escaso interés político que hasta la fecha ha tenido el apoyo a la familia en España.

Pese a que todos los candidatos a la presidencia del Gobierno aprovecharán la campaña electoral que arrancó este viernes para hacer guiños a las familias, la voluntad real de los partidos políticos para impulsar la natalidad en España ha sido escasa hasta la fecha. Así lo confirman los datos sobre el gasto público social destinado a apoyar a las familias e hijos recopilados por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) con los datos de Eurostat del mes de marzo.

España es el país de los Veintiocho que menos destina a este fin con un porcentaje que apenas representa el 1,7% del total del gasto social. Se trata de una proporción muy inferior a la de los países que están a la cabeza Luxemburgo (8,7%) y Dinamarca (8,6%). Pero también está muy alejada de la media europea del 3,8%. Tan solo el país heleno (1,4%) destina menos porcentaje de su gasto en fines sociales a la familia y los hijos, pero en términos de PIB el esfuerzo que hace Grecia para ayudar los padres es superior al de España.

España es el país de la UE con menos recursos públicos para la familia: sólo destina el 0,7% del PIB

Si se atiende a la comparativa del gasto en proporción al PIB, el dato de España también se sitúa en el furgón de cola de la UE con apenas un 0,7% del Producto Interior Bruto, de acuerdo con los datos que figuran en el documento de Eurostat Government expenditure on social protection (Gasto de los gobiernos en protección social). En el caso de Grecia, ese porcentaje aumenta al 1,6% del PIB, lo que confirma que su esfuerzo es mayor al español pese a su delicada situación financiera. Y es que a pesar de la crisis de natalidad que padece España, el grueso del gasto público social sigue acaparándolo la tercera edad con un 9,1% del PIB, seguido de la dependencia y enfermedad (2,4%), según ese informe.

El Gobierno de Pedro Sánchez aprovechó uno de sus ‘viernes sociales’ para plantear su Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico. Sin embargo, en ese documento tan sólo se incluyó una referencia explícita a la natalidad. En concreto, el plan pretende "garantizar las condiciones que favorezcan la crianza de hijas e hijos y que faciliten la equiparación de la tasa de natalidad al promedio de la UE".

Un objetivo que a la vista de los datos de Eurostat es más una proclama que una meta real. Si se observa el entorno de la UE, Francia dedica un 2,4% del PIB al apoyo a la familia, dato que representa un 4,2% del gasto público social. La tasa de natalidad de Francia es del 11,50%, frente a la del 8,41% de España (dato de 2017).

Mientras, Italia, tiene una tasa de natalidad inferior (7,6%), pero destina muchos más recursos públicos a mejorarla. En concreto, el 3,2% del gasto público social italiano se destina a ayudar a cuidar de los hijos, cifra que representa un 1,6% de su riqueza nacional.

Lo último en Economía