Bancos

Se disparan las quejas contra ING tras obligar a sus clientes a descargarse su app para seguir operando

El banco neerlandés argumenta que es una obligación motivada por la nueva normativa de seguridad bancaria europea PSD2. Sin embargo, de la gran banca presente en el mercado español sólo ellos optan por obligar a descargar su aplicación.

ING
Cajeros de ING

La decisión del banco ING de obligar a sus clientes españoles a tener que descargar su aplicación móvil para poder seguir operando con ellos a través de internet está generando una avalancha de críticas contra el banco neerlandés. ING anunció en septiembre que para cumplir con la normativa PSD2 (normativa europea sobre servicios de pagos electrónicos) apostaba por una vía que no han seguido ninguno de los otros grandes bancos retail en el país: obligar a los clientes a descargar en su terminal móvil la aplicación de ING como condición ‘sine qua non’ para poder seguir operando.

Esta obligación de descargar la app se está implementando de forma gradual en los casi cuatro millones de clientes que tiene el banco naranja en el mercado español. La última de las oleadas con las que ING está desarrollando esta adaptación ha aparecido en las pantallas de los usuarios bancarios esta misma semana y está generando al banco un sinnúmero de críticas que llegan por canales externos, principalmente las redes sociales.

Los clientes de ING reciben este mensaje al intentar acceder a sus cuentas:

Se disparan las quejas contra ING tras obligar a sus clientes a descargarse su app para seguir operando

Y como era de esperar, la respuesta de muchos usuarios no es positiva a esta obligación del banco naranja.

De hecho, incluso un buen número de clientes rechazan instalar la aplicación en su móvil, lo cual está generando un cúmulo de problemas a ING, tal y como puede verse en esta publicación del propio banco en Facebook.

Hay que tener en cuenta que la obligación de descargar la aplicación no la han implementado otras entidades como Banco Santander o BBVA. En el caso de ambos bancos españoles, el sistema de autenticación requerido lo solucionan mediante el envío de un SMS a un número de teléfono móvil.

La seguridad

El movimiento de ING está generando dudas: clientes creen que discrimina a aquellos que no cuenten con un smartphone o que no quieran descargar la aplicación. Al instalar la app de ING hay que darle acceso a información relevante como la localización.

La intención del banco es enviar las notificaciones para operaciones a través de la aplicación en lugar de mediante otro sistema más sencillo como el SMS.

Este periódico se ha puesto en contacto con ING que simplemente recuerda que la obligatoriedad de descargar la aplicación es por seguridad. No obstante, se ha comprobado que es posible descargar la app y posteriormente eliminarla y con ello valdría para poder seguir funcionando con la operativa online normal del banco.

Lo último en Economía

Últimas noticias