Hábitos

Consejos para evitar el síndrome de la clase turista en el avión

El síndrome de la clase turista o trombosis de viajero apareció por el aumento de síntomas de trombosis venosa.

Síndrome de la clase turista en el avión
Para evitarlo puedes hacer diversos ejercicios y seguir algunos consejos.

Si por trabajo o bien por placer sueles coger muchos aviones, entonces puedes sufrir el síndrome de la clase turista en el avión. Para evitarlo puedes hacer diversos ejercicios y seguir algunos consejos. Primero es de resaltar que el síndrome de la clase turista o trombosis de viajero apareció por el aumento de síntomas de trombosis venosa de personas que viajaban con frecuencia en avión.

Normalmente se trata de viajes de larga duración que hacen que estemos sentados más horas de lo normal y, claro está, sin mover las piernas mucho tiempo. Esto provoca una ralentización de la circulación de la sangre.

Hidratación

Entre los consejos  que existen para no sufrir este síndrome está la hidratación. Beber agua durante x tiempo hace que nos encontremos mejor, la circulación siga su curso y no nos deshidratemos.

Flexiones de pies

Para evitar este síndrome podemos hacer algunos ejercicios. Lo importante es no estar tanto rato parado y sentado. Por ejemplo, se recomienda hacer flexiones de pies, es fácil hacerlo mientras dura el viaje. Tan solo debemos apoyar el talón en el suelo y levantar la punta hacia arriba. Repetiremos el ejercicio varias veces.

Rodillas arriba

Otra manera es, sin levantarnos del asiento, subir las piernas a media altura con la rodilla flexionada. Luego bajaremos la pierna, relajaremos el músculo y repetiremos el ejercicio con la otra pierna. Podemos hacer varias repeticiones.

Levantarnos cada dos horas

O menos. No se trata tampoco de molestar al resto de pasajeros, pero es importante levantarnos, estirar las piernas, pasearnos y luego volver a nuestro asiento. Así nos relajamos y el viaje además se nos hará más corto.

Estiramientos

Antes, durante y después del viaje haremos estiramientos. Tanto de brazos como de piernas. De hecho es recomendable estirar todo el cuerpo cada día, pues ofrece una serie de beneficios para nuestro cuerpo y mente.

Masajear zonas críticas

Otra opción para evitar el síndrome de la clase turista en el avión son los masajes. Si no tenemos a alguien de confianza con quien viajemos y nos lo pueda hacer, entonces lo haremos nosotros mismos. Basta con hacer un suave masaje ascendente con nuestras manos por toda la pierna. Iremos desde los tobillos hacia las rodillas. Con ello estimularemos la circulación de toda la zona y las piernas nos dolerán menos.

 

Lo último en OkSalud

Últimas noticias