El socio de Cañete en sus empresas era una tapadera de su cuñado con intereses en paraísos fiscales

Cañete
Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía (Foto: Partido Popular).

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias-Cañete, ocultó en su declaración de intereses ante la Unión Europea en 2014 que su cuñado, Miguel Domecq Solís, dirigía desde 2007 la empresa Havorad BV. Esta compañía tapadera holandesa, con intereses en paraísos fiscales como las Antillas Holandesas y Panamá, controlaba el 45% de las dos empresas petrolíferas de Cañete: Petrologis Canaria y Petrolífera Dúcar, según documentos en poder de OKDIARIO. Durante casi diez años hizo negocios, incluido su mandato de ministro de Agricultura, con esta sociedad fiduciaria que Hacienda considera una mera «pantalla fiscal».

Hasta ahora, Hacienda consideraba que el socio holandés en los negocios petrolíferos de Miguel Arias-Cañete era una mera tapadera fiscal para ocultar pagos procedentes de sociedades radicadas fuera de España. Lo que ignoraba la Agencia Tributaria, y que ahora desvela OKDIARIO, es que uno de los directores de Havorad BV es el propio cuñado del ex ministro, Miquel Domecq Solís. Hacienda, por el contrario, nunca cuestionó la participación del ministro ni de su familia política en dos empresas dedicadas al repostaje de buques (Petrologis y Dúcar). Ni consta que abriera una inspección tras detectar que tenían como socio mayoritario a esta empresa holandesa sospechosa de operar como tapadera fiscal.

El socio de Cañete en sus empresas era una tapadera de su cuñado con intereses en paraísos fiscales

Esto a pesar de que la Agencia Tributaria conocía al menos desde 2013 sus vínculos con paraísos fiscales. Hacienda afirmaba que “Havorad es propietaria al 100% de Gold Lion Corporation, de Antillas Holandesas, la cual, a su vez, es filial asimismo de Corporación Bilares SA de Costa Rica».

Pero el retrato acusador que hacía el fisco del gran socio holandés de Arias-Cañete en sus negocios petrolíferos no acababa aquí: “Havorad es una sociedad unipersonal, sin empleados y sin otra actividad que la fiduciaria, siendo calificada por la AEAT como sociedad pantalla, siendo el beneficiario de los pagos por intereses procedentes de España la sociedad matriz de Costa Rica Corporación Bilares SA”.

El entramado de la familia Domecq Solís

La empresa holandesa que dirigía Miguel Domecq Solís tan sospechosa para el fisco controla el 45% de las acciones de la sociedad Petrolifera Dúcar y el 48% de Petrologis. Arias-Cañete ha sido presidente de ambas sociedades, con el apoyo directo de Havorad, entre 2005 y 2011 y socio hasta octubre de 2014.

El exministro de Agricultura ha sido propietario del 1,2% de Dúcar y del 2,5% de Petrologis Canarias durante este periodo. La mayor participación en el accionariado de ambas empresas es de la familia política de Arias-Cañete.

grafico-ariascanete

 

En Petrologis Canaria, además del 48% en poder de Havorad, su cuñado Miguel Domecq Solís posee otro 11% directamente; y controla un 20% más a través de Civisol (perteneciente a la familia de su madre). Por tanto, la familia política del ex ministro maneja el 79% de Petrologis.

Otro tanto ocurre en Petrolífera Dúcar. Al 45% que controla el cuñado del comisario europeo desde Holanda (Havorad) se suma otro 12,7% que posee personalmente, más un 10,8% de Civisol (propiedad de la familia materna); y un 5,19% de Arias Domecq, firma que compartía el cuñado con el ex ministro de Agricultura. En suma, la familia política de Arias-Cañete domina el 73% de Petrólifera Dúcar.

El silencio de Cañete ante la Eurocámara

Cañete negó haber vendido con premura sus acciones de ambas compañías petrolíferas para poder ser comisario de Energía de la UE, acciones que nunca le estorbaron por cuestiones de incompatibilidades cuando era ministro de Agricultura. Pero su respuesta durante su examen de intereses en 2014 en la Eurocámara sembró dudas: “Nunca me desprendí apresuradamente de mis acciones. A mí me dijo un miércoles el presidente Juncker que me iba a proponer como comisario de Energía y en el mismo momento decidí vender mis acciones”.

Arías-Cañete, en otro momento, proclamó que tanto él como su hijo habían renunciado a sus puestos en estas empresas. Por todo ello, fue tajante: “Mi familia no tiene intereses en ellas”. No dijo a la UE que su cuñado seguía estando al frente de ambas empresas desde su poderosa tapadera holandesa, con base en numerosos paraísos fiscales, ni a quién vendió sus acciones.

Lo último en Investigación

Últimas noticias