Permiten a Puigdemont y Sànchez hacer propaganda del 1-O por videoconferencia entre Waterloo y la cárcel

El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el cabeza de lista de JxCat a las generales, Jordi Sànchez,

El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el cabeza de lista de JxCat a las generales, Jordi Sànchez, han apelado este lunes a la persistencia, perseverancia y paciencia así como a mantener el "espíritu del 1-O" en el Congreso tras las elecciones.

Poco después, Puigdemont se ha hecho eco de la conversación en su cuenta de Twitter:


nbsp;

Ambos se han reencontrado a través de videoconferencia y han mantenido una conversación de media hora después de 553 días de no haber podido tener contacto: Puigdemont lo ha hecho desde Waterloo (Bélgica), y Sànchez desde la prisión de Soto del Real.

Tanto Puigdemont como Sànchez han coincidido en que el voto que más puede ayudarles a salir de la prisión y a poder volver a casa es el del espíritu que hizo posible el 1-O: "El espíritu del 1-O es el que nos sacará de estas situaciones".

El ex presidente catalán ha deseado que, tras las elecciones, Sànchez suba a la tribuna del Congreso de los Diputados y se dirija como hombre "libre al resto de diputados para ver quién aguanta y quién no es capaz" de aguantarle la mirada.

"No dudes de que lo haré. Nuestra palabra vale mucho y no decepcionaremos a nadie", ha recalcado Sànchez, destacando que no renunciará a la defensa del ejercicio al derecho a la autodeterminación hasta ganar.

Según Puigdemont, el papel que ejerza Sànchez en el Congreso, así como el que pueda tener él en el Parlamento Europeo y el que tengan en los ayuntamientos es determinante para conseguir este objetivo: "O lo hacemos con perseverancia, persistencia y paciencia o difícilmente lo acabaremos. Tenemos ganas de terminarlo".

Así, ha reiterado que las elecciones no son un plebiscito sobre la figura del presidente del Gobierno y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, y que habrá que elegir "entre el 155, y lo que conlleva en materia de represión, y el espíritu del 1-O".

"El 1-O es exactamente lo contrario al 155. No hay un 155 bueno y otro malo. Todo es 155. El 1-O tiene muchos matices, pero su espíritu tiene que influenciar la política española, europea y nuestra sociedad", ha defendido.

Para Sànchez, que era presidente de la ANC cuando se celebró el 1-O, es importante que los ciudadanos voten sin miedo, y argumenta que pueden confiar en la palabra de JxCat porque cumplieron con lo que prometieron en su momento.

"Nuestro camino ha empezado, no tiene marcha atrás. No espera un mañana mágico, pero depende solo de nosotros", ha subrayado el expresidente de la Generalitat, que con Sànchez comparte la necesidad de dejar una Catalunya más libre, justa y próspera, y una Europa mejor a las próximas generaciones.

El expresidente de la ANC también ha lamentado que haya quien considere menos grave los que han tenido que irse con los que están en prisión: "El exilio es una prisión, tan dura como la que sufrimos nosotros".

 

Últimas noticias