Más de 6.200 personas piden sumarse a la denuncia contra Sánchez en el Supremo por permitir las marchas del 8M

Irene Montero
Irene Montero en la cabecera de la manifestación del 8M. (Foto: EFE)
  • M.A. Ruiz Coll y Fernán González

El abogado Víctor Valladares presentará este jueves ante el Tribunal Supremo una denuncia contra el presidente Pedro Sánchez, por los presuntos delitos de prevaricación y lesiones imprudentes, por autorizar las manifestaciones feministas del 8M en plena epidemia del coronavirus.

Valladares presentó el pasado día 19 ante el Juzgado de Guardia de la Plaza Castilla de Madrid una primera denuncia contra Sánchez y los delegados del Gobierno en las 17 Comunidades autónomas, por estos mismos hechos.

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid admitió a trámite la denuncia el martes, si bien en su auto advierte que sólo tiene competencias para investigar al delegado del Gobierno en la Capital, José Manuel Franco Pardo.

En consecuencia, Valladares ha comunicado a OKDIARIO que este jueves acudirá al Tribunal Supremo para formalizar la denuncia contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien sólo puede ser procesado ante el Alto Tribunal porque tiene la condición de aforado.

En principio, el abogado Víctor Valladares presentará la denuncia a título particular aunque, cuando llegue el momento de personarse como acusación popular, lo hará a través de una asociación de afectados que está en trámites de constitución, y a la que ya han solicitado adherirse más de 6.200 personas.

En el auto en el que abre diligencias contra el delegado del Gobierno en Madrid, la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel Nieto, señala que los hechos denunciados podrían constituir un delito de prevaricación administrativa o de lesiones imprudentes. Este último delito implica una pena de hasta tres años de cárcel.

Para ello, la magistrada ha ordenado que un médico forense elabore un amplio informe para determinar si la celebración de las manifestaciones feministas del 8M (se celebraron 77 sólo en la Comunidad de Madrid), cuando ya se habían dado varias alertas sanitarias sobre la epidemia de coronavirus, «fueron susceptibles de causar un riesgo evidente para la vida e integridad física de las personas».

La propia magistrada apunta que parece evidente que fue así, «desde un punto de vista de probabilidad estadística, a la vista del índice de personalidades relevantes que acudieron a alguna de dichas manifestaciones y que han resultado contagiadas por el virus covid-19«.

Lo cierto es que, de las asistentes a la manifestación de 8M en Madrid que congregó a cerca de 120.000 personas, han dado positivo en coronavirus la vicepresidenta Carmen Calvo; las ministras de Igualdad, Irene Montero, y Política Territorial, Carolina Darias; así como la mujer y la madre del presidente Pedro Sánchez: Begoña GómezMagdalena Pérez-Castejón.

La juez que ha admitido a trámite esta primera denuncia también ha ordenado a la Policía Judicial de Guardia Civil que investigue si el Ejecutivo de Pedro Sánchez remitió a las Delegaciones del Gobierno el informe emitido seis días antes del 8M por el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, que solicitaba suspender todos las «concentraciones masivas» y «actos tumultuarios» para frenar el contagio del coronavirus.

La Policía Judicial también debe aclarar si la Delegación del Gobierno en Madrid solicitó algún tipo de informe médico o «dictámenes de expertos sanitarios para evaluar el riesgo» para la salud pública que implicaba la celebración de la manifestación feminista del 8M.

Por último, la juez ha pedido a la Guardia Civil que averigüe si las autoridades sanitarias o la propia Delegación del Gobierno repartieron a los asistentes a la manifestación material protector (como guantes o mascarillas), y si les advirtieron sobre el riesgo para su salud que estaban asumiendo.

Preguntado al respecto en rueda de prensa pocos días antes del 8M, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, llegó a afirmar: «Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación, le diría que haga lo que quiera«.

Pese a ello, la ministra de Educación, Isabel Celaá, acudió a la manifestación con unos llamativos guantes de látex de color morado. A diferencia de las ministras Montero y Darias, Celaá ha dado negativo en el test de coronavirus.

Lo último en España

Últimas noticias