Manuel Leira se retiró de la segunda fase donde Jardín1 se adjudicó los 1,9 millones

El hijo de Carmena estaba en el proyecto ganador en la primera fase del concurso de Metro

Hijo Carmena

Manuel Leira Carmena, hijo de la alcaldesa de Madrid, fue el impulsor del proyecto Jardín 1, que resultó ganador del concurso de 1,9 millones de euros para construir una nueva sede de Metro de Madrid. Su nombre desapareció tras convertirse, junto a otros socios, en uno de los finalistas tras la fase pública de la licitación, de la que sólo quedaron 'vivos' cinco proyectos. Así disipó las críticas que ya arreciaban sobre un posible caso de corrupción.

El hijo de Manuela Carmena estaba involucrado hasta tal punto en el proyecto que acabó ganando el concurso de 1,9 millones de euros, que fue el verdadero impulsor durante la primera fase de deliberaciones -junto con los otros dos autores, Iván Carbajosa y Lourdes Carretero-. Posteriormente Manuel Leira Carmena aseguró que se separaba para no involucrar ni arrojar dudas sobre su madre. Ahora sabemos que, tras ganar su proyecto definitivamente en la segunda fase, se ha reenganchado a los otros dos autores por medio de una sociedad mercantil.

En el año 2016 se dio el banderazo de salida al concurso. Estaba en juego un contrato de 1,9 millones de euros. Y el concurso, además, estaba gestionado por la Oficina de Concursos del Colegio de Arquitectos (COAM), como Secretaría del concurso.

El terreno era más que propicio para Leira: él había sido hasta un año antes vocal de la Junta de Gobierno del COAM. Pilar Pereda había sido su compañera en la Junta en condición de secretaria. Y ahora, Pereda es nada menos que la principal asesora en el Ayuntamiento de Manuela Carmena para asuntos de urbanismo. Y, como es fácil de entender, pocas cosas pueden querer menos los arquitectos que tener descontento a quien tiene que evaluar sus proyectos desde la competencia municipal del Urbanismo.

La licitación se desarrolló como un concurso de ideas en dos fases: en la primera de ellas, se presentaban las propuestas y, las que pasasen a la segunda fase deberían ser desarrolladas y demostrarse la solvencia técnica y económica del equipo propuesto.

El 30 de junio de 2016, se reunió el jurado para resolver la primera fase del concurso. Cinco propuestas lograron pasar a la segunda fase. El 9 de septiembre de 2016, se volvió a reunir el jurado para resolver la segunda fase del concurso y decidió, por unanimidad, que la propuesta ganadora era la presentada bajo el título JARDIN 1, la que había impulsado el hijo de Carmena.

Se trataba teóricamente de un concurso anónimo, en el que se presentaban las propuestas bajo un lema. De ese modo, para presentarse a la primera fase del concurso, se entregaba un boletín de participación con el nombre de todos los miembros del equipo.

El hijo de Carmena estaba en el proyecto ganador en la primera fase del concurso de Metro

En la segunda fase, los que pasasen, debían entregar nuevamente los nombres de todos los componentes del equipo que había realizado cada propuesta, esta vez acreditando las condiciones de solvencia técnica y económica solicitadas en esta fase.

Así, el mismo 9 de septiembre de 2016, a las 14:00 horas y tras la reunión del jurado, se convocó el acto de apertura de plicas. El Secretario del concurso, Director de la Oficina de Concursos del Colegio de Arquitectos, leyó en voz alta la propuesta ganadora JARDIN 1. Y tras mencionar el nombre leyó los nombres de ambos sobres: el de la primera fase -donde se encontraba Manuel Leira Carmena; y el de la segunda fase, donde quedó constancia, delante de todo el público asistente, de que Leira Carmena, que aparecía como miembro del equipo ganador en la primera fase, se había borrado en la segunda fase. Su nombre ya no aparecía en el segundo sobre.

El escándalo del concurso no tardó en extenderse por el COAM. Y el hijo de la alcaldesa no tardó en argumentar que su retirada se debía a que no quería perjudicar a su madre.

Leira afirmó al actual Decano, José María Ezquiaga, que, previamente a su presentación al concurso, había solicitado un informe jurídico al Ayuntamiento de Madrid sobre su incompatibilidad y que el informe de los servicios jurídicos municipales concluía que no existía incompatibilidad a pesar de la participación del Ayuntamiento en la empresa METRO S.A. El informe se le solicitó, pero el supuesto informe aludido nunca llegó a los archivos del Colegio de Arquitectos.

El rumor no tardó en correrse y en señalar que la retirada había sido exclusivamente aparente y que, a pesar de tapar su nombre, el hijo de Carmena estaba realizando el proyecto y colaborando en la ejecución del encargo junto a sus socios habituales, Lourdes e Iván. Hoy OKDIARIO demuestra que, efectivamente, existe una sociedad conjunta y, además, se ubica en el mismo inmueble en el que se desarrolla el proyecto de la nueva sede de Metro de Madrid.

Últimas noticias