Crisis industrial

Quiebra de Abengoa: Santander busca aplazar la junta del 4 de marzo para salvar el negocio de AbenewCo

Abengoa
Abengoa continúa al borde del abismo.

La jugada de Banco Santander en Abengoa desvelada ayer por OKDIARIO (forzar el concurso de acreedores de la matriz para que el ICO acepte salvar a la filial buena, AbenewCo 1) tiene una segunda parte: el aplazamiento de la junta de accionistas convocada para el 4 de marzo, en la que los minoritarios pensaban nombrar nuevo presidente a Clemente Fernández para tumbar la refinanciación acordada en agosto, lo que implicaría el concurso de AbenewCo 1. Y así dar tiempo para que Nadia Calviño ceda y se cierre la reestructuración.

Así lo aseguran fuentes conocedoras de la situación, que explican que «de esta forma, Ana Botín mataría dos pájaros de un tiro: si consigue aplazar la junta, se quita de un plumazo el gran obstáculo que queda para la refinanciación de AbenewCo 1: los minoritarios». Esta filial es la que aglutina todos los activos, deudas y actividades de la antigua Abengoa, mientras que Abengoa S.A. (la ‘vieja’ Abengoa que cotizaba en bolsa hasta su suspensión el 14 de julio) se quedaba como un mero holding accionista de AbenewCo

Expertos en derecho concursal explican que el consejo de Abengoa S.A. puede perfectamente desconvocar la junta de accionistas alegando que se celebrará cuando pueda acudir la administración concursal. En estos procesos, el juez debe nombrar un administrador que gestiona la empresa mientras está en concurso y trata de alcanzar un acuerdo de refinanciación con los acreedores; y si no es posible alcanzarlo, dirige la liquidación de los activos para pagar el mayor porcentaje posible de la deuda.

«El argumento del consejo sería que deben salvaguardar los intereses del concurso, es decir, no agravar la insolvencia y mantener el valor de los activos», explica uno de los expertos. En el caso de Abengoa, parece claro que ese riesgo existiría si la junta destituye al consejo actual -es el tercer punto del orden del día de la junta- y el nuevo tumba la refinanciación de AbenewCo 1, como es su intención declarada, ya que la filial es el principal activo de Abengoa S.A. (la matriz posee actualmente el 77% de AbenewCo, que se reducirá a un máximo del 2,7% si se ejecuta la refinanciación).

Dicho de otra forma: Santander no puede obligar al consejo de Abengoa a aplazar la junta, ni tampoco existe obligación legal de hacerlo (se puede celebrar a pesar del concurso); pero tiene argumentos legales para decidir ese aplazamiento y le puede interesar mucho hacerlo. En este momento, la cuestión de las responsabilidades es muy importante por los posibles procedimientos judiciales posteriores. Y no pueden arriesgarse a que les acusen de agravar la insolvencia. Aplazando la junta consiguen que el interés del concurso lo vaya marcando el administrador, no el consejo.

Ganar tiempo para que el ICO acceda a la refinanciación

De momento, no se sabe quién llevará la administración concursal de Abengoa. El consejo ha presentado la solicitud de concurso en el juzgado de primera instancia número 3 de Sevilla -el mismo que lleva los casos de Aznalcóllar, que ha dejado a la SEPI sin presidente, y de Isofotón-, pero, al ser cotizada, la ley establece que la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) debe proponer una terna de posibles administradores al juez para que este elija.

Con el aplazamiento de la junta, Santander ganaría tiempo para que el órdago que ha lanzado a la ministra de Economía al forzar el concurso de Abengoa S.A. surta efecto y el Instituto de Crédito Oficial acepte por fin avalar el 70% del nuevo crédito de 203 millones, ampliables hasta 230, que necesita AbenewCo 1 para salvarse, el único paso que falta para cerrar la operación.

El problema es que el ICO había condicionado el aval a que la Junta de Andalucía aportara 20 millones de nueva liquidez como prometió en el citado plan de refinanciación de agosto. Sin embargo, el Gobierno regional se echó atrás por temor a posibles imputaciones en el futuro tras el precedente de Isofotón (en el que están implicados los ministros María Jesús Montero, Luis Planas y Teresa Ribera).

Para salir del atolladero, Santander se ofreció a poner esa cantidad, propuesta que fue rechazada por Economía. Y ahora ha encontrado un inversor dispuesto a aportar dicha liquidez, el fondo TerraMar Capital, en teoría más aceptable por parte del Gobierno si abandona la guerra política con la Junta a costa de Abengoa.

El Gobierno ataca a la Junta de Andalucía

Cosa que no parece muy cercana a tenor de las declaraciones de la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno este martes tras el Consejo de Ministros, en las que culpó al Gobierno andaluz del concurso de acreedores sin mencionar para nada el papel del ICO en la crisis.

Los accionistas minoritarios, agrupados en la plataforma Abengoashares, han sido el otro gran obstáculo para la salvación de la compañía, ya que se han opuesto furibundamente a la refinanciación, en la que son los grandes perdedores (su posición se diluye muchísimo al convertir los bancos su deuda en acciones). Esta oposición se ha traducido en la toma de control del consejo de Abengoa S.A., pero sus representantes -primero Marcos de Quinto y luego Juan Pablo López-Bravo y Margarida Rivas, cuñada de De Quinto- se han alineado con los acreedores.

En la junta del 4 de marzo, Abengoashares pretende nombrar al expresidente de Amper, Clemente Fernández, y anular el plan de refinanciación de AbenewCo 1. De ahí la importancia de aplazar la junta hasta que el administrador concursal tome las riendas de la matriz y, sobre todo, que el ICO acceda a conceder el aval. Y de ahí el rechazo de los minoritarios a que se aplace, como asegura este miércoles el propio Fernández en una entrevista con OKDIARIO. Asimismo, la plataforma ha solicitado al Gobierno en un comunicado el rescate con dinero público a través de la SEPI.

Lo último en Economía

Últimas noticias