Automoción

Nissan comunica por videoconferencia al Gobierno español el cierre de su fábrica en Barcelona

Los esfuerzos del Ejecutivo desde el pasado otoño no han servido de nada y la oferta de 50 millones que hizo el Ministerio de Industria para tratar de retener la planta catalana no han seducido a la compañía japonesa.

Los directivos de Nissan Motors han comunicado de forma oficial al Gobierno español el cierre de la planta. Lo han hecho mediante una videoconferencia esta mañana con el Gobierno español, representado por la ministra de Industria Reyes Maroto y también por el secretario general de Industria, Raúl Blanco.

La videoconferencia estaba prevista para el final del consejo de Nissan tras publicar unos resultados con unas ventas que cayeron un 31% en lo que va de 2020.

Según fuentes conocedoras de la situación, Pedro Sánchez habría dado plantón a los directivos de la multinacional japonesa, no acudiendo a la videoconferencia final en la que se da a conocer la noticia que se ha estado todo el rato evitando.

Tras la videoconferencia con el Gobierno, el jefe de Nissan en Europa Gianluca de Ficchy está hablando con los sindicatos y el objetivo es que hable también con miembros de la Generalitat de Cataluña, singularmente Pere Aragonès y Àngels Chacón.

La planta de Zona Franca no será la única que eche el cierre, sino que también lo harán Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca, que también asistían a la fábrica principal de Barcelona.

Buenas condiciones

La inmediata reacción de algunos trabajadores ha sido la quema de neumáticos a las puertas de la factoría catalana. El impacto en el empleo va a ser muy dañino para el sector industrial de Barcelona, porque aunque en Nissan trabajaban de forma directa 3.000 personas, otras 20.000 se dedicaban a industrias auxiliares que suministraban a la planta y que también funcionaban con Seat.

Los empleados de Nissan, además, gozaban de unas buenas condiciones obtenidas tras años de negociaciones con la empresa, entre ellas 16 pagas, un número de días de vacaciones extras o complementos por antigüedad. Todo eso corre peligro de no volver y de desaparecer en unos meses, aunque Nissan ha establecido un plan para que el desmantelamiento de la planta no se termine de cerrar hasta finales de año.

Lo último en Economía

Últimas noticias