reforma laboral

Garrigues, Cuatrecasas, Sagardoy y Uría revisaron cada coma de la reforma laboral para la CEOE

garrigues sagardoy uria reforma laboral
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

La satisfacción con la que la CEOE ha acogido el acuerdo alcanzado con el Gobierno y los sindicatos sobre la reforma laboral tiene el trabajo de un ejército de abogados detrás. La patronal considera que el texto pactado prácticamente no varía la reforma aprobada por el PP en 2012, a lo que han contribuido los mejores bufetes del país: Garrigues, Cuatrecasas, Sagardoy y Uría.

Fuentes conocedoras de la situación explican a este diario que abogados de estos bufetes revisaron durante la noche del miércoles cada coma de las 48 páginas del documento final pactado con Gobierno y sindicatos. Profesionales de laboral de estos despachos analizaron punto por punto cada modificación de cada artículo pactado, lo que ha llevado a lo que consideran una victoria casi total de la CEOE en esta negociación.

«Prácticamente no ha cambiado nada de la reforma de 2012 del PP. En la práctica, nada», explican estas fuentes. «Se mantiene el espíritu y las líneas de flotación del texto de 2012. Estamos satisfechos», asegura otra fuente de la patronal.

Destacan la subcontratación, que el Gobierno y los sindicatos querían que fuera regida por el convenio del sector de la empresa que contrataba. Eso ha quedado totalmente fuera del texto y los empleados de la subcontrata tendrán el convenio del sector en el que opere. Es decir, que si un banco contrata una empresa de seguridad, sus trabajadores tendrán el convenio del sector de la seguridad, no del de la banca.

Subrayan también la temporalidad, que en principio el Gobierno iba a limitar a un 15% de la plantilla total como máximo. Eso también ha quedado fuera y ahora queda limitada a 90 días no consecutivos para campañas previstas y 6 meses por cuestiones de producción.

Convenios y ultraactividad

Ponen encima de la mesa también la prevalencia de los convenios colectivos sectoriales sobre los de empresa. Aparentemente es un triunfo para los sindicatos que vuelva a tener preferencia el sectorial. Pero fuentes de la patronal explican que, en realidad, los convenios de empresa seguirán teniendo prevalencia sobre lo importante, la jornada laboral. «Lo único son los salarios, pero es sólo sobre el salario base», explican.

Y, por último, citan la ultraactividad de los convenios colectivos, otro éxito para los sindicatos. A partir de ahora los convenios seguirán vigentes si no se alcanza un acuerdo para renovarlos, sin límite de tiempo -hasta ahora era un año máximo-. Sin embargo, en la práctica no cambia nada, explican fuentes al tanto. «Ese tema ya estaba superado por los tribunales, en la práctica ya se hacía», señalan.

No olvidan el nuevo mecanismo de los ERTE, que han funcionado bien y han servido para que muchas empresas puedan sobrevivir. La esencia se mantiene, así que la patronal queda también satisfecha en este punto.

Lo último en Economía

Últimas noticias