¿Espanya ens roba? España destina el doble de dinero de obra pública a Cataluña que a Madrid

Artur Mas-Carles Puigdemont
Artur Mas y su sucesor, Carles Puigdemont (Foto: Efe).

Artur Mas aseguraba en 2013 que, pese a ser Cataluña la Comunidad que más contribuye al PIB español, es la que tiene menos dotación de infraestructura. Si bien es cierto que antaño Cataluña no ha sido de las más beneficiadas en cuanto a ingresos para obra pública, según los datos de facilitados por Seopan, patronal de las constructoras españolas, Cataluña lleva quince años siendo la segunda Comunidad Autónoma con mayor inversión por parte del Estado, con unos 20.000 millones de euros (sólo superado por Andalucía), frente a los escasos 11.000 millones de euros recibidos por Madrid.

Después de Andalucía y Cataluña, se encuentran Castilla y León (con 16.031,5 millones), Galicia (14.387,7 millones) y la Comunidad Valenciana (12.974,9 millones); y hay que bajar hasta el sexto puesto para encontrar a la capital, que acumula, exactamente, 11.160 millones de euros en licitaciones por parte de la Administración Central. Es decir que Cataluña recibe más de un 13% de la inversión total, con lo que los catalanes recibieron en licitaciones de obra pública lo mismo que País Vasco, Canarias, Murcia, Cantabria, Baleares, La Rioja, Navarra juntas desde esos últimos 15 años.

Convivencia Cívica Catalana advierte en su informe “Las inversiones en infraestructuras en Cataluña”, de que el desembolso de la Administración central ha superado ampliamente al del Ejecutivo catalán. Argumentan que de 2011 a 2015 el gobierno autonómico catalán ha invertido en obra pública solo 208 euros por habitante, es decir, un 32% menos que los 304 euros por habitante invertidos de media por el resto de gobiernos autonómicos españoles.

Precisamente el mismo organismo advirtió también de que Barcelona sufre un déficit fiscal de más de 4.500 millones de euros dentro de Cataluña. Los habitantes de la Ciudad Condal aportan al gobierno catalán casi 22.500 millones de euros, sin embargo, apenas reciben de él a través de gastos e inversiones 17.900 millones; es decir, que en términos per cápita, de media cada barcelonés aporta al gobierno de Cataluña 829 euros más de lo que recibe.

Es lo que se extrae del informe sobre las balanzas fiscales en el interior de Cataluña que ha elaborado Convivencia Cívica Catalana, que ha comparado los saldos fiscales de las cuatro provincias catalanas con el propio gobierno catalán según el último ejercicio con información disponible, el 2014.

La estimación de los saldos fiscales se ha efectuado de acuerdo al enfoque de “carga-beneficio”, obteniéndose como conclusión principal que la provincia de Barcelona sufre un notable déficit fiscal en Cataluña mientras las restantes tres, Gerona, Lérida y Tarragona, muestran un saldo de superávit fiscal.

Concretamente, según el mismo estudio, la administración catalana obtiene de Barcelona el 82,5% de sus ingresos, pero destina a esta demarcación sólo el 65,7% de sus gastos. Es decir que, en términos relativos, el gobierno catalán impone a la provincia de Barcelona un déficit fiscal más elevado que el de Cataluña dentro de España. El responsable de estudios de Convivencia Cívica, Jesús Sanz, ha explicado a OKDIARIO que “ellos (la Generalitat) exigen que se publiquen unos y otros no, así que lo que hemos hecho es publicar lo que los nacionalistas no quieren que se sepa”.

Lo último en Economía