Historia

5 genios que murieron en números rojos

genios que murieron
Conoce genios que murieron en números rojos

Pese a su talento descomunal, estos genios murieron casi en la indigencia

Existen muchos genios que murieron sin un céntimo en su bolsillo. Curiosamente, algunos de ellos incluso revolucionaron el mundo en algún sentido y sus obras todavía hoy perduran e incluso se pueden adquirir por millones de euros.

Llama la atención que, especialmente el mundo del arte, por ejemplo, que hoy puede mover millones de euros entre subastas, coleccionistas y críticos de arte, pudiera haber deparado en su día una vida de pobreza a autores de gran talento.

El caso más llamativo, sin duda, es el de Vincent van Gogh. Cualquiera de sus cuadros originales puede valer hoy día miles, millones de euros, pero él solo pudo vender una única pintura en vida. Murió a los 37 años en un estado mental lamentable, y antes solo sobrevivió gracias a la ayuda de su hermano.

Genios que murieron sin un céntimo en el bolsillo

Entre los genios que murieron sin un mísero céntimo en el bolsillo, llama la atención de Edgar Allan Poe. El genio del terror y el miedo en la literatura fue un hombre muy pobre que, incluso publicando en su día, apenas podía mantener a su familia. Llama la atención la fama que tiene hoy en día, que poco después de su muerte, personas como el cineasta Roger Corman se hiciera inmensamente rico adaptando sus novelas al cine de bajo presupuesto.

El literato Oscar Wilde fue otro escritor que murió en la más extrema pobreza. Sin embargo, su caso es diferente al anterior. Él si recibió alabanzas en su día y fue célebre en sus tiempos. Sin embargo, su estilo de vida libertino y liberal acabó con sus huesos en la cárcel, de donde salió con una pequeña pensión, por lo que acabó vagando por París y recibiendo algún dinero de sus amigos que gastaba en alcohol y juergas.

El gran pintor Rembrandt fue un caso similar al de Wilde, pero no igual. Es decir, ganó mucho dinero y tuvo enorme cantidad de encargos en su día. Sin embargo, tras la muerte de su esposa, fue abandonado por sus amigos y acabó en la total bancarrota.

La frase atribuida a un antiguo presidente de Harvard, Derek Bok, que reza ‘si crees que la educación es cara, prueba con la ignorancia’, jamás hubiera sido tenida en cuenta por Sócrates. El gran filósofo griego tuvo la voluntad de vivir y morir pobre, ya que educaba a los jóvenes sin pedir nada a cambio.

Estos son solo cinco ejemplos, pero hay muchos más, como el caso de Franz Schubert, Emily Dickinson, Nikola Tesla

Últimas noticias