'CASO OLTRA'

El Tribunal Superior valenciano imputa a Oltra por encubrir los abusos sexuales de su marido a una menor

El Alto Tribunal valenciano cita a declarar como investigada a la vicepresidenta primera de Ximo Puig el 6 de julio

Asume la integridad de la causa, que afecta además a otros 13 investigados entre cargos y personal de la Consejería de Oltra

Ver vídeo

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha imputado a Mónica Oltra, la vicepresidenta de la Generalitat, por encubrir los abusos sexuales de su marido a una menor tutelada. El tribunal sostiene que hay «una serie de indicios que hacen sospechar» de un posible acuerdo entre Oltra y «funcionarios a su cargo para proteger a su entonces pareja o proteger la carrera política de la aforada».

La imputación de la también consejera de de Igualdad y Políticas Inclusivas de Ximo Puig se produce a petición del titular del Juzgado de Instrucción Número 15 de Valencia y en el marco del caso que investiga la supuesta ocultación de las denuncias de la menor abusada por el que fuera su marido en el momento de los hechos. La causa suma ya 14 imputados entre cargos y personal de la citada Consejería. Hasta el momento, ninguno ha dimitido.

Así las cosas, el Alto Tribunal valenciano ha citado a declarar a Mónica Oltra el próximo día 6 de julio a las 10:00 horas y asume toda la investigación que, hasta ahora, ha desarrollado el Juzgado de Instrucción 15 de Valencia, lo que afecta tanto a Oltra como a los otros 13 imputados. El instructor de la causa a partir de ahora será el magistrado Antonio Ferrer, que también ha sido el ponente de la resolución en que se imputa a Mónica Oltra. 

La Sala, como se ha señalado anteriormente, asume ahora la causa en su integridad, lo que afecta tanto a Mónica Oltra como a los otros 13 investigados en este mismo caso, entre los que figuran altos cargos de la Consejería de Igualdad y Políticas Inclusivas, así como trabajadores del centro de menores donde tuvieron lugar los hechos. Y lo hace al considerar que existe una «conexidad inescindible» entre todos ellos.

La imputación de Mónica Oltra sitúa en un punto crítico al Gobierno valenciano de Ximo Puig. La también líder de la Coalición Compromís, una de las 3 patas sobre las que se sostiene el Ejecutivo con los socialistas y Unidas Podemos, ocupa un papel estelar en ese Gobierno. Por tanto, en lo político, queda comprometida la continuidad del mismo.

A estas horas, se desconoce si Ximo Puig solicitará su dimisión, si será ella la que presente la renuncia o si pactarán su continuidad en el Ejecutivo valenciano pese al varapalo que supone la imputación por un presunto delito de estas características, con implicación de abusos sexuales a menores. El terremoto político es de consecuencias impredecibles.

Los hechos

El caso que ha originado la imputación de la vicepresidenta valenciana arranca con la denuncia de una menor tuteada por la Consejería que la propia Oltra dirige por los abusos sexuales a los que era sometida por un educador del centro. Ese educador resultó ser el marido de Mónica Oltra. Conocidos los hechos, se puso en marcha un procedimiento judicial, que tras múltiples avatares se consumó con la sentencia de culpabilidad del citado educador.

Sin embargo, los hechos investigados ahora por la Justicia y que han derivado en la imputación de Oltra son otros, aunque relacionados estrechamente con el caso. En concreto, se trata de averiguar si cargos y/o personal del centro en que se produjeron los abusos taparon presuntamente las denuncias de la menor abusada con la supuesta complicidad o bajo las órdenes de la vicepresidenta valenciana y si esos mismos cargos y/o personal llevaron a cabo una investigación en paralelo al procedimiento judicial. Es lo que se conoce como la instrucción paralela.

Fue la menor abusada por el marido de Mónica Oltra quien interpuso la denuncia, que recayó en el Juzgado de Instrucción 15 de Valencia y propició el inmediato inicio de la investigación. El juez fue recabando una tras otra las pruebas y testimonios de los supuestos implicados hasta totalizar 13 imputados.

Llegados a ese punto, el magistrado se dirigió al TSJ valenciano para trasladarle que no podía continuar con el esclarecimiento de los hechos si no se producía la imputación de la vicepresidenta de Ximo Puig y que tampoco podía imputarla dado que en su doble condición de diputada autonómica y consejera se trataba de persona aforada. Y que la decisión de imputar o no a Oltra debía tomarla, por ley, el Alto Tribunal valenciano.

Fue entonces, cuando el TSJCV derivó la investigación a la Sala de lo Civil y lo Penal y nombró un tribunal compuestos por 3 jueces. Uno de ellos, su presidenta, es también la presidenta del citado TSJ valenciano Pilar de la Oliva. Los otros 2 jueces que completaban la terna habían formado parte de un tribunal anterior: el que rechazó la querella presentada por la asociación Gobierna-T por estos mismos hecho.

La situación comenzó a preocupar seriamente a Mónica Oltra, que decidió personarse y puso su defensa en manos de dos prestigiosos abogados valencianos. Una vez aceptadas todas las personaciones, el tribunal solicitó a las partes que alegaran acerca de la competencia del propio tribunal.

De las alegaciones, hubo tres especialmente destacadas. Una, de la propia menor, que no sólo apoyó la competencia del tribunal, sino que además, sostuvo que Oltra debía ser imputada para garantizar su derecho ala defensa. Otra, la del fiscal, que a su escrito agregó la supuesta evidencia de «indicios relevantes» de la supuesta participación de Mónica Oltra y reclamó que se pusieran en marcha todas las diligencias oportunas para el esclarecimiento de los hechos.

Y, una tercera, la de los abogados de Oltra, que en un extenso alegato en el que sólo dedicaron un párrafo a la competencia del tribunal, expusieron que a su juicio no existían indicios relevantes de criminalidad para proceder a la imputación, por lo que reclamaron el sobreseimiento de la causa para su defendida. El pasado lunes a mediodía, ya con todos las alegaciones en su poder, el Alto Tribunal inició su deliberación, que ahora ha concluido con la la imputación de Mónica Oltra en el caso.

La imputación de Oltra no cierra en caso. Abre un nuevo escenario en el procedimiento, que ahora, en la parte concerniente a la vicepresidenta valenciana o en su totalidad deberá ser instruido en el TSJ valenciano.

Además, la citada imputación, como se ha dicho al principio, acarrea consecuencias en el ámbito político. En esta esfera, todos los grupos de la oposición tiene su mirada puesta en la dimisión o cese la vicepresidenta valenciana y, por tanto, en Ximo Puig, que afronta con la decisión del TSJ un momento de extrema debilidad. Todas las posibilidades están abiertas, incluso la de un adelanto electoral.

La hoja de ruta de Ximo Puig, según fuentes consultadas antes de consumarse la imputación, es la de esperar la dimisión de la vicepresidenta y que Compromís decida quién debe sustituirla. E intentar aguantar el tiempo que resta hasta el próximo mayo, salvo que las encuestan reflejen una masiva huida de votantes. En cuyo caso, intentará minimizar los daños adelantando las elecciones. Ahora mismo, la incertidumbre a este respecto es total y se esperan inmediatas comparecencias que aclaren el posicionamiento del tripartito valenciano. La noticia, a estas horas, es la imputación de Mónica Oltra y el terremoto político que ha desencadenado.

Lo último en España

Últimas noticias