La oposición no se cree a Oltra: PP y CS también la tachan de «mentirosa» y exigen a Puig que la cese

Mónica Oltra
La vicepresidenta primera del Gobierno valenciano Mónica Oltra.

El contenido de las alegaciones formuladas por la defensa de la vicepresidenta primera del Gobierno valenciano, que preside el socialista el socialista Ximo Puig, y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Mónica Oltra no convencen a la oposición, que ve contradicciones. Las síndicas de Partido Popular y Ciudadanos en las Cortes Valencianas María José Catalá y Ruth Merino la tachan también de «mentirosa» y exigen a Ximo Puig su cese fulminante. Todo ello, en medio de un enorme runrún en torno al caso a la espera de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) acerca de si imputa o no a la vicepresidenta.

La Sala de lo Civil y lo Penal del TSJCV ya tiene en su poder los escritos de alegaciones de todas las partes personadas en el caso que investiga si cargos y/o personal de la Consejería de Oltra supuestamente ‘taparon’ las denuncias presentadas por la menor abusada por el entonces marido de la vicepresidenta valenciana.

Unas investigaciones de las que el titular del Juzgado de Instrucción Número 15 de Valencia dio traslado al Alto Tribunal valenciano para dejar a su criterio la imputación de Mónica Oltra por su condición de aforada

Ayer, los abogados de Mónica Oltra presentaron un extenso escrito de alegaciones, que no entraba en la cuestión de competencia del tribunal, que no discuten, pero sí en una serie de consideraciones que acababan solicitando el sobreseimiento del caso para su representada al considerar que no hay indicios de criminalidad en sus actuaciones en torno al citado caso de la menor abusada por su ex marido.

Y son esas consideraciones las que hoy han desatado un terremoto en las Cortes Valencianas. PP y Ciudadanos no sólo cuestionan las alegaciones, sino que además han exigido abiertamente a Ximo Puig el cese de Mónica Oltra. Lo que no es una cuestión menor, porque Oltra aparte de vicepresidenta primera y consejera es portavoz del Gobierno valenciano y secretaria de ese mismo gobierno. Por tanto, es su alma.

Para la síndica portavoz del PP en las Cortes Valencianas María José Catalá «la actitud de Oltra responde al manual del acusado; primero negar, luego echar la culpa a los demás y, al final, caer en contradicciones». Y, además, ha asegurado que Oltra «o ha mentido en sede parlamentaria o está mintiendo en sede judicial. Y, ambas cosas, son muy preocupantes».Catalá ha hablado también de un Puig «maniatado y amordazado por Compromís y por Oltra».

La segunda clave de la que ha hablado hoy María José Catalá es la de un presidente, Ximo Puig, «que se va a Madrid a hablar de un proyecto político y de lo único que le hablan es de la empresa de su hermano y del problema de Oltra».

Se da la circunstancia de que Ximo Puig intervino ayer, en Madrid, ante un auditorio mayoritariamente formado por políticos y empresarios. Sin embargo, en el turno de preguntas, al menos 3 de las cuestiones por las que el auditorio se preocupó fueron el ‘caso Azud’ o supuesto pago y cobro de comisiones a cambio de presuntos favores urbanísticos en el marco del Ayuntamiento de Valencia, el caso de su hermano Francis Puig, que un juzgado de Valencia por las supuestas irregularidades en la obtención de subvenciones de la Generalitat Valenciana, y el que aquí nos ocupa, el ‘caso Oltra’. De todo ello, ha dado cuenta OKDIARIO.

En cuanto a Ruth Merino, portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, ha sostenido que «los valencianos no nos podemos permitir una vicepresidenta mentirosa» y ha exigido a Ximo Puig que «deje su gira por Madrid y se centre en solucionar los problemas de los valencianos».

Para Ruth Merino, Mónica Oltra «ha perdido toda su credibilidad» en su defensa en la investigación «al reconocer que mintió en su día» respecto a la elaboración de un informe sobre el caso encargado por la Consejería: «¿Mintió entonces o miente ahora?», se ha preguntado Merino. «Oltra se permite hablar de impotencia e injusticia y a mí, lo que me preocupa, es lo que debió sentir la verdadera víctima, que no es otra que una niña que fue abusada y desamparada por la Consejería».

Lo último en España

Últimas noticias