CRISIS DE LA SANIDAD VALENCIANA

El escándalo en la oposiciones de Enfermería de la Sanidad de Puig desata otra protesta sindical

Satse habla de despropósito y dice que "se castiga y humilla a los opositores"

CSIF lo tilda de "desproporcionado" para los profesionales que lo dieron todo en la pandemia

El hospital de Castellón clama en la calle contra los recortes de la Sanidad de Ximo Puig

Sanidad valenciano
Míguel Mínguez y José Juan Zaplana el pasado junio en Alicante.

La oposiciones de Enfermería de la Sanidad valenciana de Ximo Puig han desatado el escándalo. Dos sindicatos -SATSE y CSIF- las critican ya abiertamente con términos como «desproporcionado», «castigo» y humillación». Las redes arden en comentarios de protesta y llamadas a la huelga sindical. Ni el contenido, que según algunos aspirantes han revelado a los medios se ciño a 3 temas de 24, ni las preguntas, alguna sobre el chemsex, han contentado a nadie.

En concreto, SATSE ha hecho público que está evaluando si las preguntas se encuentran dentro del temario y de la bibliografía. Un paso previo a una posible impugnación. Mientras, CSIF ha anunciado que trasladará al consejero de Sanidad Miguel Mínguez el «malestar e indignación» de los profesionales e incluirá en el manifiesto de la concentración que llevará a cabo ante la citada Consejería un punto sobre «la realidad que están sufriendo estos profesionales que lo dieron todo en la pandemia».

Más de 24.000 aspirantes se presentaron, ayer, domingo, a las oposiciones para lograr una de las 3.817 plazas en la Sanidad valenciana. La ilusión de tantos miles de opositores acabó en escándalo, con llamamientos a los sindicatos para que hagan una huelga hasta protestas como la de una de las opositoras que afirmaba en un post de Facebook, entre otras cuestiones: «Yo no sé si ha habido filtración de exámenes, lo que sí sé es que el examen de ayer de enfermería ha sido una vergüenza absoluta».

El sindicato SATSE sostiene que la Consejería de Sanidad «ha acabado con el sueño de miles de opositores de obtener una estabilidad laboral y poner fin a la precariedad en el empleo que arrastran desde hace años». Añade que: «Después de estar preparando esta oposición durante años al tiempo que trabajaban luchando contra la Covid, la Consejería de Sanidad les ‘castiga’ y ‘humilla’ con el examen de ayer», que según recuerda es una oposición que se lleva retrasando desde 2019, cuando se celebró la OPE de estabilización en el resto de Comunidades del Estado.

Se queja el sindicato es que el examen «se ha basado en una desproporcionada cantidad de terminología no enfermera y abreviaturas técnicas, alejadas de la realidad de los cuidados de enfermería basados en la evidencia científica y en la realidad de su práctica asistencial diaria. Y lo califica de «incoherente y ambiguo» que da como resultado «una OPE de desestabilización y despropósito sin igual en la historia de esta comunidad autónoma».

Afirma que el examen: «Parece no tener como objetivo evaluar el conocimiento» de los opositores «sino, más bien, desestabilizar a las enfermeras y reducir a sólo unos cientos el número de personas que aprueben el examen, evitando así tener que baremar a gran cantidad» de opositores». El sindicato, además, se teme que el examen «lo aprueben menos opositores que plazas hay convocadas», lo que «resultaría muy grave a nivel de reducir la temporalidad».

Por su parte, CSIF ha transmitido que mañana se reunirá con el consejero de Sanidad «para manifestar y dar traslado del malestar e indignación existente entre los profesionales» de Enfermería «en relación a un examen que consideran desproporcionado y poco representativo de la realidad laboral de estos profesionales».

Y ha anunciado, además, que en la concentración prevista para el miércoles ante la Consejería de Sanidad incluirán en el manifiesto «este punto para que la Consejería sea conocedora de la realidad que están sufriendo estos profesionales que lo dieron todo en la pandemia».

Lo último en España

Últimas noticias