Running en el embarazo. Todo lo que necesitas saber

running en el embarazo
Running en el embarazo. Todo lo que necesitas saber

Descubre datos de interés y recomendaciones sobre la práctica de este deporte durante la gestación

El deporte, salvo que se esté llevando a cabo una gestación de riesgo, se convierte en imprescindible cuando se está esperando un hijo. Y es que es la manera de prepararse para el parto, de aliviar ciertos síntomas e incluso de mejorar el estado de ánimo. Precisamente por ese motivo, son numerosas las mujeres que se plantean practicar running en el embarazo.

Si tú también lo estás pensando, te recomendamos que sigas leyendo. Sí, porque, a continuación, te vamos a dar datos de interés y consejos sobre la práctica del mismo en esos nueve meses. Toma nota:

¿Se puede practicar running en el embarazo?

running en el embarazo
Es adecuado para quienes ya lo practicaban antes de quedarse en estado

Lo primero que debes saber es que sí se puede salir a correr estando esperando un hijo. Eso sí, hay que tener en cuenta ciertos aspectos importantes en ese sentido:

  • Las mujeres que ya practicaban running antes de quedarse embarazadas pueden continuar disfrutando del mismo pero a menor intensidad. Sin embargo, las féminas que no han salido a correr antes, se recomienda que durante la gestación apuesten por otros deportes de menor impacto como el Yoga, el Pilates, salir a caminar o incluso nadar.
  • En cualquier caso, siempre es aconsejable pedirle consejo al médico. Y es que este, conocedor de la realidad del embarazo, podrá determinar si esa disciplina es la más adecuada.

Beneficios de practicar running

running en el embarazo
Trae consigo una larga lista de ventajas

Una vez que has podido conocer esos primeros datos sobre el running, te debe interesar conocer cuáles son las ventajas que trae consigo disfrutar de aquel:

  • En concreto, se considera que consigue mejorar y fortalecer tanto el sistema cardiovascular como el pulmonar.
  • Se establece que es un deporte estupendo para hacerle frente a la osteoporosis.
  • Otra gran ventaja del running es que consigue mejorar el estado de ánimo.
  • Asimismo, es una estupenda disciplina para estar en forma e ir preparándose para la llegada del parto.
  • Ni que decir tiene que salir a correr también ayuda a mantener el peso bajo control.
  • Otro beneficio notable de esta disciplina es que contribuye a mejorar lo que es la postura corporal y, por tanto, a reducir de manera contundente los dolores de espalda que se pueden sentir.
  • En esta lista de ventajas del running durante el embarazo, no podemos olvidarnos de resaltar el hecho de que reduce los riesgos de sufrir preeclampsia.
  • Además, también sirve para que la mujer pueda recuperarse mejor del parto.

Claves para salir a correr cuando se está esperando un hijo

running en el embarazo
Es necesario un calzado adecuado

Una vez que tienes claros todos los aspectos señalados, llega el momento de descubrir cuáles son las recomendaciones para salir a practicar running durante el embarazo:

  • Es necesario que la mujer lleve consigo un pulsómetro, ya que es vital que sus pulsaciones no superen las 140, ya que si las superan no sería beneficioso ni para su salud ni para la del bebé que viene en camino.
  • Asimismo, es imprescindible que tanto antes como durante y después de correr, la fémina se hidrate adecuadamente.
  • En todo momento hay que evitar practicar running a las horas de más calor. ¿Por qué? Porque el bebé podría sufrir una hipertermia.
  • Consejo clave es que la mujer no debe esforzarse tanto como cuando salía a correr y no estaba embarazada. Ahora debe bajar la intensidad y el ritmo. Esto último es especialmente importante durante el tercer trimestre de la gestación.
  • La mujer debe escuchar su cuerpo. Por eso, si cuando sale a correr siente que le nacen calambres en los lados del vientre, debe dejar de correr y ponerse a caminar. Y es que es normal que el tamaño del vientre provoque molestias al practicar determinados deportes.
  • Hay que tener en cuenta que el embarazo viene a acentuar lo que es la laxitud ligamentosa, lo que trae consigo que sea más fácil que la mujer pueda sufrir una caída o realizarse daños como un esguince.
  • En la medida que sea posible, debe evitar salir sola a practicar running. Debe hacerlo en compañía para que si se siente indispuesta tenga quien le puede ayudar.
  • Fundamental es también que lleve un atuendo cómodo y adecuado a su vientre así como unas zapatillas específicas de running que se ajusten perfectamente a sus pies. De esta forma evitará lesiones y malestar de diversa índole.

Últimas noticias