Madres

Cómo ser madre cuando estás deprimida

La tristeza o la depresión son problemas frecuentes en nuestra sociedad.

Pasos para ser madre cuando estás deprimida
Ser madre cuando estás deprimida

La tristeza o la depresión son problemas frecuentes en nuestra sociedad. Después del increíble momento del parto, llega los días posteriores. Llegar a casa y enfrentarse con el papel más importante de nuestra vida, el de ser madre, puede ser abrumador. Ser madre estando deprimida es un reto aún mayor. Lidiar con esos sentimientos puede resultar terrible. La depresión postparto es algo de lo que nadie suele hablar, aunque tendría que estar incluida en la misma preparación para el parto, igual de importante. Toma nota de estos consejos para poder enfrentarte a esos momentos en los que parecerá que todo te supere.

Consejos para ser madre cuando estás deprimida

  • Eres madre a tiempo completo. Tu papel será siempre el mismo, no puedes escapar a una serie de preguntas o palabras que te acompañarán siempre. Deberás enfrentarte a esos sentimientos de forma realista, no quiere decir que seas inferior o peor a otras madres, tienes tu propio estilo. Cerrar los ojos ante un problema o luchar por conseguir establecer unos ideales que no son realistas no nos ayudará.
  • Ser madre es un trabajo complejo. Ser madre es un trabajo muy complicado al que deberemos enfrentarnos cada día. Pueden surgir inconvenientes o problemas que llegarán para hacernos ver que no son tan importantes como creíamos. La presión por hacerlo bien empezará a desaparecer cuando vayamos viendo que nada es indispensable. Solo la salud y la alegría de nuestro pequeño deben importarnos.
  • Tómate algunas pausas. Dejar al niño con los abuelos y desconectar un poco es indispensable. Estar deprimida a veces pasa por no tener tiempo para nosotras mismas. Buscaremos una alternativa a nuestros problemas fuera de casa. La tristeza puede dar lugar a la esperanza y de allí pasar a la alegría en un abrir y cerrar de ojos.
  • Lleva tu propio diario de madre. Te reirás a medida que pase el tiempo de todo aquello que te ha estado preocupando. Cada día puedes escribir unas líneas con lo más relevante, irás viendo como poco a poco las preocupaciones se convierten en simples anécdotas que habrás podido superar. De esta manera verás que tu tristeza se aleja y acabas viendo la maternidad desde otra perspectiva mucho más agradable.

Gracias a estos consejos y alguno más que puedes recibir de personas que han pasado por lo mismo, podrás afrontar la dura experiencia de ser madres cuando estás deprimida. Es algo mucho más común de lo que pensabas. No estarás sola y lo verás todo desde otro punto de vista.

Lo último en Bebés

Últimas noticias