Liga Santander: Atlético 2-0 Huesca

El Atlético recupera la mirada del tigre

Correa vuelve a ser decisivo para derrotar al Huesca y el equipo exhibe buenas sensaciones

atlético huesca
El Atlético venció al Huesca en el Metropolitano. (AFP)

Desolado por sus dos errores ante Claudio Bravo, Ángel Correa rompió a llorar sobre el césped del Benito Villamarín consciente de las consecuencias de su falta de puntería. Un alma en pena que encontró un consuelo inesperado. Simeone se adelantó a todos y corrió a cobijarle. Un proceso de contrición que no ha podido surtir mejores efectos. El argentino ha correspondido al cariño de su entrenador con dos partidos decisivos. El domingo abrió el marcador ante el Eibar y hoy ha hecho lo mismo ante el Huesca, desatascando una tarde complicada y devolviendo al Atlético la ventaja que perdió anoche con la victoria del Madrid en Cádiz. La confianza lo es todo para el fútbol y a Correa ahora le rebosa. Y de paso también a sus compañeros. El primero Carrasco, que marcó por tercer partido consecutivo. Es cierto que son dos triunfos ante enemigos de menor potencial, pero se palpa un intangible: el equipo vuelve a ser el de finales de año. Ha recuperado la mirada del tigre.

Hacía muchas semanas que Llorente no ganaba un sprint, que Carrasco no aparecía por zonas decisivas o que Saúl se atrevía a pisar el área. También se echaba de menos la profundidad de Trippier. Y desde luego nunca en este curso se había visto a Lodi tan profundo. Los primeros brotes verdes se percibieron en el campo del Betis, pero quedaron ocultos por un resultado decepcionante; una semana más tarde el Eibar pagó los platos rotos y hoy ante el Huesca ha llegado la confirmación. Sin Luis Suárez, sin Joao y sin Lemar, el máximo goleador y los dos jugadores de más talento del equipo, el Atlético ha vuelto a dar un paso adelante y a recobrar la imagen de líder imperturbable con la que sometió a sus rivales con puño de hierro durante la primera vuelta. Por supuesto queda por saber si es la consecuencia de haberse enfrentado a enemigos de poca talla o si realmente ha superado la crisis de identidad que le llevó a desperdiciar una ventaja de 11 puntos al frente de la clasificación. Su siguiente parada en el Campeonato será en San Mamés y allí sí podrán sacarse conclusiones más precisas. Conviene no olvidar que cada vez queda menos para llegar hasta la jornada 35 en la que espera el Barça en el Camp Nou.

Condicionado por su derrota en Vitoria y, sobre todo, por la necesidad de ganar el fin de semana al Getafe en El Alcoraz, el Huesca decidió no arriesgar a muchos de los jugadores que tenía apercibidos y eligió la frescura del banquillo a costar de renunciar a parte de su talento. Pacheta sorprendió con una alineación extraña en la que Mikel Rico era carrilero derecho y a Sergio Gómez le correspondía tapar la otra banda. Un movimiento revolucionario que cogió desprevenido hasta a Simeone, al que le costó descifrar lo que tenía enfrente. El Atlético estuvo a punto de pagar caro su titubeo inicial. A los dos minutos el Huesca sacó una falta, Trippier despejó mal y el griego Siovas se encontró con un billete premiado de lotería en el interior del área pequeña. Lo tuvo todo a su favor para marcar, pero le pudo la responsabilidad y le entregó el balón a Oblak. El Cholo sopló con alivio después de mirar de reojo a Nelson Vivas mientras en el otro lado  Pacheta no se lo podía creer.

Para un equipo hundido en la clasificación y cargado de suplentes esa era una oportunidad de las que no se pueden fallar. Son de aquellas de las luego te acuerdas toda la semana. El Atlético ya no sólo no volvió a conceder otra similar, sino que a partir de ahí ejerció con tiranía un dominio hegemónico del partido. Carrasco y Saúl se estrellaron en la misma jugada con Álvaro Fernández, Herrera se sacó un sombrero espectacular en el área que culminó con un disparo desviado y tanto Trippier como Lodi vulneraron una y otra vez el dispositivo defensivo oscense. Estaba claro que el primer gol iba a caer de un momento a otro y así fue. A los 39 minutos Llorente habilitó a Correa, que esquivó a Pulido con una finta, se quitó luego de enmedio a Siovas con un regate y acabó resolviendo con un disparo que chocó en un rival y dejó desarmado al portero, que sólo pudo seguir el balón con la mirada.

El 1-0 desarmó por completo al Huesca. El Atlético volvió revolucionado del vestuario y no tardó en asediar de nuevo la meta aragonesa. Koke tuvo el 2-0 nada más salir, pero estrelló su disparo en el cuerpo de Álvaro, y también Carrasco rondó el gol. Pronto la superioridad fue tan evidente que a Pacheta no le quedó otro remedio que permitir la entrada en el partido de tres titulares para evitar que el resultado quedara decidido. Con media hora por delante Ferreiro, Galán y Sandro pisaron el césped, aunque a cambio sacrificó a Rafa Mir, que se marchó del Metropolitano sin haber podido mostrar nada de su repertorio.

El Atlético no cambió nada pese a los movimientos de su enemigo. Llorente dejó en el suelo a Siovas tras un espectacular cambio de ritmo en el área, pero el disparo de Saúl acabó rechazado por Álvaro. El 2-0 se resistía y el Cholo decidió apostar aún más fuerte. Dembelé sustituyó a Herrera y Correa se fue a la banda derecha para que Llorente formara un pasillo de seguridad en medio campo con Koke y Saúl, pero todo pudo saltar por los aires en un destello de talento de Sandro, que en el área consiguió hacerle un caño a Giménez. Se encendieron todas las alarmas, pero en el último momento Lodi completó su magnífica actuación cruzándose y evitando el disparo del canario.

La acción defensiva del brasileño fue absolutamente decisiva porque en la jugada siguiente Llorente le robó la cartera a Siovas en el área y habilitó a Carrasco para que el belga marcara gol por tercer partido consecutivo. Estrada Fernández tuvo que tirar líneas en la sala VOR, pero el balón acabó en el semicírculo central para confirmar el 2-0 y darle al Atlético una segunda victoria consecutiva terapéutica. Toca ahora afrontar tres salidas consecutivas, la primera en Bilbao y la última en Barcelona. En San Mamés no estará Giménez, que vio su quinta tarjeta amarilla, pero se espera la vuelta de Lemar, Luis Suárez y Joao. Casi nada.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias