Empleo

Descubre con estos signos si tienes un empleo tóxico

Descubre con estos signos si tienes un empleo tóxico
Descubre con estos signos si tienes un empleo tóxico

A veces pasamos por alto determinadas acciones que nos parecen normales. Pero no lo son. Es importante detectar las señales que indican si tienes un empleo tóxico, o que la relación entre empleado y empresa está perjudicando de manera continuada tu bienestar. Y esto no es nada bueno para nuestra salud general.

Cuando hablamos de empleo tóxico es aquel en que hay un gran desequilibrio que sistemáticamente va a favor del empleo y en contra del empleado. ¿Te ha pasado?

Más disgustos que satisfacciones

Según los psicólogos de ifeel, aunque sabemos que el trabajo puede costar, cuando prácticamente todo en el trabajo es un mal momento y los espacios de alegría o disfrute son escasos o nulos está claro que la vinculación con la empresa y con el empleo no puede ser muy positiva.

No permite crecimiento

En algunas relaciones laborales, el empleado siente que no puede desarrollarse profesionalmente, es más, todo ello puede perjudicar su carrera profesional. Normalmente, la empresa genera las condiciones propicias para que el empleado solo pueda dedicarse a los objetivos de la empresa.

Clima laboral es negativo

Esto pasa cuando cada día hay tensión, broncas frecuentes, las personas transmiten una sensación de agobio, aburrimiento o frustración.

Promesas incumplidas

En un empleo tóxico, y según los psicólogos de ifeel, se suelen prometer cosas que no se cumplen o se genera una imagen del futuro a corto plazo de la empresa que nunca acaba de corresponderse con la realidad.

Poco factor humano

Es importante tener esta buena concepción sobre el factor humano. Cuando no hay cohesión del equipo, se nota, y entonces no se trabaja de la misma forma.

Siempre negativo, nunca positivo

Cuando siempre se señala aquello que uno no hace bien, entonces los trabajadores se desmotivan. En este tipo de trabajos los procesos no están claros, no hay una guía coherente sobre lo que sí se debe hacer pero, en cambio, se penalizan severamente los errores.

Es importante dar una de cal y otra de arena, es decir, establecer lo bueno y lo malo, porque el empleado también debe saber aquellas cosas que hace mejor y potenciarlo.

Uno no quiere ir a trabajar

Si esto sucede a diario, es decir, uno no quiere ni levantarse para ir cada mañana al trabajo, hay cosas que no funcionan bien.

Debe haber motivos para que cada día se tenga ganas de ir al trabajo, sabemos que hay tareas más repetitivas y monótonas que otras pero no tiene que ser un impedimento para no querer hacerlo.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias