Plantas

Cómo conservar una rosa eterna o preservada

La rosa eterna o preservada es un tipo de flor natural que pasa por un tratamiento. La flor se liofiliza para que pueda durar muchos años.

Conservar una rosa eterna o preservada
Pasos para conservar una rosa eterna o preservada

La rosa eterna o preservada es un tipo de flor natural que pasa por un tratamiento. La flor se liofiliza para que pueda durar muchos años. El ciclo de vida de estas plantas suele ser de unos 5 años, aunque la medía está en unos 3 años en perfectas condiciones, a partir de los cuales se empieza a notar el paso del tiempo en esta rosa. Existen una serie de cuidados básicos que nos permitirán alargar el ciclo de vida de esta flor que está preparada para durar un cierto tiempo. Toma nota de cómo conservar durante más tiempo una rosa eterna.

Pasos para conservar una rosa eterna o preservada

  1. La rosa eterna es uno de esos regalos que llegan al alma. Una flor que tiene un significado en función de su color. El rojo del amor, el rosa de agradecimiento, el amarillo de la amistada, el blanco de la pureza o las novias, dependiendo del momento en el que nos la regalaron tiene un significad u otro. Esta bella flor de cualquier color debe recibir de nuestra parte el mismo amor de la persona que nos la regaló, merece la pena dedicarle un poco de tiempo y esfuerzos.
  2. Para poder aumentar el tiempo del que disfrutaremos esta rosa eterna debemos mantenerla lejos de los rayos del sol. Esta flor se conserva gracias a la sustitución de la savia por un líquido ecológico que se convierte en el que consigue mantenerla durante más tiempo. El sol puede secarla más rápidamente de lo que el proceso natural de eliminación del líquido conseguiría. Puede acortar su vida útil a la mitad, algo que no nos interesa.Cómo conservar una rosa eterna o preservada
  3. Las humedades no son nada buenas para esta rosa. De igual forma que el sol es un enemigo natural, también lo será la humedad. Esta rosa es como cualquier planta si está expuesta a demasiada humedad puede acabar pudriéndose. Para poder evitarlo la colocaremos en un lugar seco. Si está seca tiene más posibilidades de mantener el líquido de su interior en perfectas condiciones.
  4. No debemos regarla. Aunque sea una flor y tengamos tentaciones de regarla, no debemos hacerlo. Podemos acabar consiguiendo el efecto contrario, en lugar de ayudar a esta planta, la estaremos condenando a un ciclo de vida más corto. La dejamos en el lugar adecuado, en ningún caso la regaremos o humedeceremos.

Con estos cuidados básicos nuestra rosa eterna durará muchos más años. El resultado de estos pasos nos ayudarán a mantenerla bien y en plena forma para poder disfrutar de su belleza durante más tiempo.

Lo último en How To

Últimas noticias