Manualidades

Cómo aprender a hacer tus propios mandalas

hacer mandalas
Pasos para aprender a hacer tus propios mandalas

Aprender a hacer tus propios mandalas es una tarea que puede ayudarnos a desestresarnos y relajarnos.

Aprender a hacer tus propios mandalas es una tarea que puede ayudarnos a desestresarnos y relajarnos. Se trata de una actividad que nos permitirá obtener unos resultados perfectos para cuerpo y mente. El uso de estos dibujos no es una simple cuestión de colores o de formas, va mucho más allá. En esta técnica obtendremos la posibilidad de entrar en contacto con nuestro mundo interior. Cada mandala tiene un significado y nos permita saber un poco más de nosotros mismos. Crear nuestros propios diseños nos ayudará a dar un paso más allá de este proceso, toma nota de cómo hacerlo.

Materiales para hacer tus propios mandalas

  • Lápices
  • Rotuladores
  • Ceras
  • Tizas
  • Cartulina
  • Papel

Pasos para hacer tus propios mandalas

  1. Para poder hacer nuestros propios mandalas el primer paso será hacernos con un lugar intimo y relajarnos un poco más. En un ambiente más adecuado vamos a poder concentrarnos en esta búsqueda interior que gracias a este proceso conseguiremos.
  2. Preparamos los materiales y nos ponemos manos a la obra, podemos ponernos un poco de música para ambientarnos. Empezaremos haciendo un gran circulo a mano alzada o con ayuda de una plantilla.
  3. Dentro del circulo debemos ir poniendo unas formas geométricas básicas. Un cuadrado, un punto central que nos servirá de eje y un punto de partida para el diseño. El mandala es un tipo de dibujo geométrico que admite una gran variedad de formas, deberemos escoger la que más nos guste.Cómo aprender a hacer tus propios mandalas
  4. Una de las normas básicas a la hora de dibujar un mandala que debemos tener en cuenta es que los elementos que se repiten deben ser pares. En el universo todo se une de dos en dos y por muchas formas geométricas que dibujemos serán siempre pares.
  5. Vamos trazando la línea de los cuadrados o formas que más nos gusten hasta rellenar todo el circulo. Tendremos casi listo nuestro mandala, podemos copiar algunos o darle rienda suelta a nuestra creatividad. La idea es poder ir desarrollando una serie de figuras que nos inviten a reflexionar sobre nosotros mismos. Piensa en flores, figuras o patrones que hayas visto o te gusten.

Solo nos quedará pintar el mandala de aquellos colores que más nos gusten. El significado de estos colores es tan o más importante que los dibujos. Al final de este proceso analizaremos el resultado, agradeciendo estos instantes de paz de los que hemos disfrutado.

Temas

Lo último en How To